Especiales

Leer para escribir: 4 libros imprescindibles

Comparte este post

Según Stephen King lo más importante para poder aprender a escribir es “leer mucho y escribir mucho”. Lo dice King y lo comparten muchos escritores experimentados. Para mí tampoco hay dudas. Y es que, si como yo eres de los que empiezan en esto, no nos quedan más caminos que morir leyendo y escribiendo. A través de la lectura —con ojos de escritor— y de la práctica ansiosa del manejo del bolígrafo —venga… del teclado— podremos mejorar en nuestras dotes como novelistas, poetas, cuentistas, ensayistas e incluso blogueros.

Lo anterior no tiene debate posible, pero si además queremos sumarle uno o dos puntos a nuestro proceso de aprendizaje tenemos a nuestro alcance una impresionante cantidad de libros, manuales, folletos, blogs o cursos dedicados al buen arte de enseñar a escribir con propiedad. Entre todas las posibilidades hoy os proponemos esta pequeña selección de libros para leer con una libreta al lado. Aunque, en realidad serán mis escritos los que corroboren la utilidad de los mismos, espero que estas recomendaciones os sirvan tanto como a mí, que os motiven y os alienten para continuar adentrándoos en la magia de la escritura. ¡Vamos a ello!

  • “Mientras escribo”, Stephen King: quizás sea de los más mencionados en las listas de libros para escritores, y no me extraña. Escrito con un lenguaje ameno y cercano, King cuenta su propia experiencia con la escritura y lo que ella significó y significa en su vida. Afila el lápiz para subrayar joyas como las siguientes palabras: “Llega el turno de la gran pregunta: ¿de qué escribirás? Y de una respuesta igual de grande: de lo que te dé la gana. Lo que sea… mientras cuentes la verdad”. No te lo pierdas.
  • “La práctica del relato”, Ángel Zapata: Aunque su título me resultaba poco sugerente ha resultado ser un libro muy agradable y sencillo de leer, con muchos ejemplos y propuestas, apostando por una escritura natural y directa, sin adornos innecesarios. Un manual realmente útil para escritores principiantes; hay que tenerlo cerquita del ordenador para esos momentos de inspiración… o ausencia de ella.
  • “Escribir ficción. Guía práctica de la escuela de escritores de Nueva York”, Gotham Writers’ Workshop: esta guía es sumamente práctica. Cada capítulo está escrito por uno de los profesores de la Escuela Gotham de Nueva York de una forma muy sencilla, con muchos ejemplos y el apartado “tu turno” donde proponen ejercicios para cada uno de los temas. Además, el análisis transversal del magnífico relato “Catedral” de Raymond Carver es un punto a su favor, al igual que la “chuleta” para realizar comprobaciones sobre los puntos importantes de nuestros escritos. Os comparto uno de los párrafos que subrayé: “Escribo ficción por los mismos motivos que la gente cree en Dios, para encontrarle un significado y un orden a la vida o por lo menos para darle algún tipo de forma aquí o allá.”
  • “Cartas a un joven poeta”, Rainer Maria Rilke: libros para escritores hay muchísimos —algunos ya en mi lista de pendientes —, pero, sin duda para mí, esta pequeña lista tenía que acabar con este librito de cartas. Tengo la absoluta certeza de que cualquier creador (de música, pintura, escultura, literatura…) debe leer esta correspondencia. En ella el poeta Rilke escribía con gran ternura a su discípulo, un joven poeta desconocido, sobre sus inquietudes sobre la poesía, el arte, la creación y sobre la propia vida. Debería ser el libro de cabecera de cualquier artista, teniéndolo siempre a mano para empaparnos a menudo de toda la verdad y la belleza que esconde. Termino esta entrada con uno de sus hermosos pasajes.

“Las obras de arte viven en medio de una soledad infinita, y a nada son menos accesibles como a la crítica. Sólo el amor alcanza a comprenderlas y hacerlas suyas: solo él puede ser justo para con ellas. (…) Ser artista es: no calcular, no contar, sino madurar como el árbol que no apremia su savia, más permanece tranquilo y confiado bajo las tormentas de la primavera, sin temor a que tras ella tal vez nunca pueda llegar otro verano. A pesar de todo, el verano llega. Pero solo para quienes sepan tener paciencia, y vivir con ánimo tranquilo, sereno, anchuroso, como si ante ellos se extendiera la eternidad”.

 

4 comentarios

Elisabet Jiménez 31 agosto, 2016 Responder

Estimada María,
Como siempre un placer leerte, maravilloso artículo y una gran certeza. Leer para escribir, es fundamental.
Gracias por estas maravillosas palabras.
Saludos.

Eliéser Wilian Ojeda Montiel 5 septiembre, 2016 Responder

Creo que la escritura es inseparable de la lectura. No veo otra forma de dar vida a lo que se nos antoje escribir una vez hayamos decidido lanzarnos a nadar en el mar de la escritura, y sortear cada encrespada ola de entresijos sintácticos, aporéticos o de fácil circunloquios que nos bate la conciencia por formar un estilo propio. Esa es la escritura, un trabajo arduo de roer permanentemente y con avidez cada libro caído frente a nuestros ojos sin la prescindencia obligada del mataburros, quien rumia toda nuestra ignara sinrazón o ¿razón?; pero que luego deglutimos para alimentar nuestra cognición y formar nuestro propio marco mental y, finalmente, dar salida a nuestra peculiar voz interior. Plasmar por escrito nuestra subjetividad e imaginariedad alimentada de toda la literacidad masticada.
Pienso que para ser un buen escritor es vital una particular heurística: es el legado que nos dejara el egregio polígrafo Jorge Luis Borges.

Toni 5 abril, 2017 Responder

“Cartas a un joven novelista” de Mario Vargas Llosa es muy interesante también.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: