Actualidad

Las sombras de África: Hay historias que no pueden caer en el olvido

Comparte este post

Durante años el pasado esperó dormido, es el memomento de despertar.  Así se presenta Las sombras de África, una novela con tintes históricos de la escritora alicantina Bianca Aparicio. La esclavitud es el tema sobre el que gira toda la trama, enganchando al lector por la crudeza de los acontecimientos que trascurrieron en el castillo de Cape Coast en el siglo XVIII, pero a la vez, por el alegato constante a la libertad.

30 capítulos y dos historias componen esta novela, perfectamente estructurada para agilizar y facilitar la lectura: la historia de Kofi, en el siglo XVIII -en letra cursiva al estilo de los manuscritos- y la de Claudia Carpio, una joven a la que el destino envía a Ghana para elaborar un artículo para una prestigiosa revista sobre la esclavitud.

A finales del siglo XVIII, la aldea de Kofi es salvajemente atacada y él junto a su hermano son capturados para convertirlos en esclavo. Su destino, el castillo de Cape Coast, donde experimentó la crueldad de los blancos. El destino le dio una segunda oportunidad, permaneciendo al lado del capitán Richard. A lo largo de su relato, en primera persona, Kofi desgrana al lector cada episodio de violencia que tuvo que experimentar,  justificando cada una de las actuaciones que el destino le tenía preparadas y encontrando en su diario y a través de la escritura, su libertad.

De manera paralela, seguimos la evolución de Claudia Carpio, una joven cuyo pasado ha construido los cimientos de su personalidad: decidida, con carácter  y pasional, a la que ningún obstáculo es lo suficientemente grande como para, ni siquiera, intentar saltarlo. En su camino se cruza Akassie, un ghanés con un gran rencor hacia la raza blanca, por la maldad con la que trataron a sus antepasados. Akassie será el nexo de unión de las dos historias, que acaban convergiendo de manera natural, dando sentido a toda la trama. Esto es lo que más me ha gustado de la técnica narrativa de la escritora, su capacidad para llevar al lector por dos tramas distintas y, al final, conseguir que ambas lleguen a un mismo final, dejando bien cerrada la historia.

Si tengo que poner un ‘pero’, este viene en términos visuales, la lectura en cursiva -justificada por la necesidad de meter al lector en las cartas escritas por Kofi- que hace un poco pesada la lectura. Un inconveniente que queda subsanado por la calidad de la narración. Queda palpable la importante labor de documentación que ha llevado a cabo Bianca para conseguir meter al lector en el papel de cada protagonista, con una historia sobre la esclavitud real.

Bianca ha sido voluntaria en varios proyectos en el continente negro, relacionados principalmente con la educación infantil, la sanidad y el empoderamiento de la mujer. Experiencias y vivencias en el continente negro que se palpan en la lectura.

Para mi gusto, al final le hubiera dado un poco más de fuerza. La intriga que comienza con unas cartas que no pueden salir a la luz, se desinfla con el desenlace decidido por la autora. Un final forzado y muy rápido, que roza lo irreal. En cambio, en la historia de Kofi, el final está plenamente acertado. Para mi gusto, no podría haber otro final mejor.

En conclusión, una novela muy bien documentada, con un fondo romántico -en ambas historias- que engancha y una dosis de intriga suficiente para mantener en vilo al lector. En definitiva, muy recomendable.

 

 

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: