Actualidad

La vida era eso: Una historia de superación a través de las redes sociales

Comparte este post

Premio Nadal 2014. Carmen Amoraga es una de esas escritoras a la que te gusta conocer, por su sencillez y naturalidad. Hablando con letras ha tenido el honor de entrevistarla, para conocer más a fondo la novela premiada La vida era eso.

1. En primer lugar, felicitarla por ese Premio Nadal 2014, ¿se lo esperaba?
Ha habido momentos que sí, y momentos que no. El proceso es largo desde que envías el original… Yo siempre digo que hay que presentarse a los premios confiando en la novela que has escrito pero siendo consciente de que la suerte tiene mucho que ver en el resultado final: la suerte de que no haya otra novela que guste más al jurado, la suerte de que el jurado empatice con lo que has escrito….

2. Fue finalista en 2007 con la publicación Algo tan parecido al amor, y también quedó finalista en el Premio Planeta, con El tiempo mientras tanto. En este caso sí se cumple el refrán : “Quien la sigue, la consigue”…
¡Cuando fui finalista del Nadal yo no me planteaba ni si quiera serlo! Sólo quería intentar cambiar de editorial, y seguí el consejo que me dio un compañero del periódico Levante, en el que trabajaba entonces, allá por el 96. Él me dijo: preséntate a un premio, a los que quieras, no con el objetivo de ganar, sino de que te lean, porque luego podrás reclamar el informe del comité de lectura y ese informe te ayudará a aprender muchas cosas, a mejorar, y si el informe es bueno puede que llegue al editor y en un futuro pueda plantearse editar la novela. Así lo hice con Algo tan parecido al amor, y lo que pasó superó cualquier expectativa. Y con el Planeta… yo tenía un bebé y me organizaba muy mal, no encontraba tiempo para escribir así que me puse esa meta: si la acabo a tiempo, me presento al Planeta. ¡No se lo dije a nadie! Pensaba que era una locura. Pero la auténtica locura es no perseguir los sueños. Y no es que el hecho de ganar premios sea un sueño por sí mismo, pero sí es un sueño ponerte metas y tratar de cumplirlas.

3. ¿Qué va a encontrar el lector cuando abra las páginas de La vida era eso, su séptima novela?
Es una novela que cuenta un momento duro, el del duelo de una mujer joven que se queda viuda con dos hijas, en un país que no es el suyo, y que trata de sobrevivir, de sobreponerse a ese mazazo de la vida, con las herramientas que tiene a su disposición. Estas herramientas las encuentra en las redes sociales, en las que se introduce por petición de su marido, que antes de morir, le pide que escriba por él en su perfil de Facebook. Luego, sigue escribiendo porque entiende que este mundo virtual, esta comunicación con el mundo, ejerce sobre ella un efecto balsámico que amortigua, un poco, el dolor tan grande que siente.

4. ¿Piensa, como en su novela, que las redes sociales pueden ayudar a las personas, sobre todo, a encontrar el apoyo necesario en los momentos difíciles, como le ocurre a Giuliana, la protagonista?
Pienso que la comunicación es fundamental en los momentos difíciles, y las redes sociales son una herramienta de comunicación revolucionaria en estos momentos, tal como lo fue el teléfono en su día. Revolucionaria en el sentido de que han revolucionado las formas de comunicarnos. Ahora todo es inmediato, la comunicación ha roto las fronteras y las barreras del tiempo. Eso no quiere decir que no haya que tener ciertas prevenciones, pero del mismo modo en el que hemos de tenerlas en nuestra vida real: no le contamos nuestra vida ni le abrimos las puertas de nuestra casa a cualquiera, y en las redes tampoco debe ser así. Y tampoco hay que confundir el mundo real con el mundo virtual. El virtual es un complemento, no un sustituto.

5. El sentido del humor sigue siendo una constante en sus creaciones literarias, incluso tratando temas tan delicados como es el cáncer…
El sentido del humor es tan personal como la forma en la que afrontamos la comunicación. Hay quien es más expansivo y quien es más introvertido. A quien no le gusta hablar, ese silencio le resulta tan reparador como contar las cosas a los que nos gusta compartir lo que sentimos y lo que pensamos. Y con el sentido del humor, lo mismo. Yo pienso que la risa es una forma de tomar distancia, y a veces esa distancia sirve para darnos impulso para salir adelante.

6. ¿Es Carmen Amoraga activa en las redes sociales?
Mucho. Me gusta mucho compartir, conversar, debatir, hablar….

7. ¿Qué la motivó a escribir una novela tan actual?
Esta novela está inspirada en cómo superó, o empezó a superar el duelo, la madre de una amiga de mi hija mayor. El arranque de la novela ocurrió en la realidad. El marido de mi amiga le pidió que contase en su perfil los que acabaron siendo sus últimos días, aunque no lo sabían entonces, y ella, que era bastante reacia a las redes sociales, comprendió el inmenso efecto reparador del contacto con otras personas, aunque fuera un contacto virtual. Los post que aparecen, uno cada mes durante un año, los escribió ella en el muro de su marido y en el suyo propio. Pero el resto, es ficción.

8. En estos momentos tan complicados en todos los sectores y también en el literario, supongo que un premio de este prestigio abrirá más puertas a la hora de lanzar la obra…
Cuando una novela tiene éxito de lectores se debe, por lo general, a los lectores que compran un par de libros al año. Un premio pone el foco en tu novela para que el lector se fije en la tuya y se la lleve en lugar del libro de Belén Esteban, por ejemplo.

9. ¿Cómo ha sido la evolución literaria de Carmen Amoraga?
He ido aprendiendo novela a novela a encontrar mi propia voz. Una de las críticas que más me satisfacen es la que hacen las personas que me conocen y que me dicen: te reconocemos en lo que lees, escribes tal como eres. Eso me gusta. Y me gusta también escribir historias corrientes que les suceden a personas corrientes, en las que todos y todas nos podemos identificar.

10. ¿De dónde saca la inspiración? Quizá en historias reales vividas o contadas por personas cercanas…
De la realidad, sin duda.

11. ¿A qué autores le gusta seguir?
Leo bastante anárquicamente, lo que va cayendo en mis manos o lo que me recomiendan. Debería ir planteándome releer a los clásicos.

12. Y para finalizar, ¿ya tiene en mente un nuevo proyecto o prefiere disfrutar del éxito cosechado con La vida era eso?
Algo me ronda la cabeza, pero de momento estoy centrada en la promoción de La vida era eso.

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: