Actualidad

La Templanza: ruina, un destino marcado y la desazón por un amor prohibido

Comparte este post

La gloria y la derrota nunca se han tocado tan de cerca como en La Templanza, de María Dueñas. Una novela ambientada en la segunda mitad del siglo XIX que demuestra una vez más el listón tan alto que tiene su autora.

No os quiero desvelar mucho de la trama porque es una novela que merece la pena leer. Eso sí, requiere una lectura calmada, que es precisamente lo que transmite, la entereza y templanza de un hombre que supo capear bien la tormenta, consiguiendo encauzar su vida en un destino inesperado.

El protagonista es Mauro Larrea, un empresario minero, indiano para más señas, que del día a la mañana se tiene que enfrentar a la ruina por un mal negocio, perdiéndolo practicamente todo, incluida su casa si no consigue devolver el dinero que le deja un prestamista usurero, con el que tuvo negocios en un pasado, que se aprovecha de las circunstancias para sacarle a Larrea hasta el último céntimo. Una ruina que le lleva a dejar a su familia en México para emprender una vida en Jeréz, ciudad a la que llega por otro capricho del destino.

En esta novela el destino es el que marca los tiempos y el que va guiando a Larrea hasta su destino final. A lo largo del recorrido Mauro muestra la templanza que tiene para tomar las decisiones, con la ruina pisando sus talones. A su vida llegan varias mujeres, con distintos intereses. Entre ellas se encuentra Sol Claydon, una mujer hermosa, con una buena posición social, pero con sombras oscuras.

Dejarse guiar por el calor de los sentimientos o por la frialdad de la cabeza, dilema que se le plantea al protagonista. ¿Cuál de las dos triunfará? Eso os lo dejo a vosotros.

El regreso de María Dueñas, tras el éxito de El tiempo entre costuras Misión olvido ha sido triunfal, por lo menos desde mi modesta opinión como lectora. Lo que más me ha gustado es la capacidad que tiene para jugar con las palabras, con un lenguaje literario que te envuelve.

Es una lectura fácil, distribuida en capítulos que facilitan el seguimiento. Lo que más me ha gustado es la personalidad de los protagonistas, con esa templanza que hoy nos falta para tomar decisiones tan importantes. Perfectamente extrapolable a la situación actual.

Es una novela que pese al excelente trabajo de documentación histórica que tiene detrás para situar a los lectores en un México recién independizado, Cuba y Jeréz, me falta un poco más de descripciones de la época. La autora se podía haber lucido más profundizando en lo humano, las costumbres de la época y no tanto en las dificultades económicas del protagonista. No obstante, recrea muy bien la época y los distintos escenarios en los que transcurre la trama.

La primera parte en México mantiene el interés, pero el paso a La Habana descoloca al lector porque no se sabe muy bien qué hace el protagonista allí. Luego, en Jeréz, con el personaje integrado en la sociedad y la entrada en escena de Soledad, la trama vuelve a coger fuerza.

Por otra parte, si el lector entra pensando en una novela romántica, impulsadop por el diseño de la portada, se llevará una decepción porque este romanticismo no comienza hasta bien avanzada la novela. Un romanticismo light porque no pasa de ser una atracción prohibida que ninguno de los personajes se atreve a romper.

Si eres de los que sigues a María Dueñas y quedaste un poco decepcionado con Misión olvido, te recomiendo La templanza para sacarte esa espinita.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: