Novedades

La piratería llega a las universidades españolas

Comparte este post

El Centro Español de Derechos Repográficos, que demandó a la Universidad de Barcelona, apela a la necesidad de respetar los derechos de autor también en el ámbito universitario

Los DVDs, CDs y ahora la piratería también ha entrado en el ámbito académico. Aunque el material que se encuentra en las bibliotecas universitarias es empleado para una buena causa: contribuir al desarrollo intelectual de los universitarios; a juzgar por la sentencia, la labor educativa no es un requisito que inhiba de obligaciones legales. Así que, que el resto de universidades vaya tomando nota, porque la Autónoma ha sido la primera en ser juzgada por piratería.

En concreto, el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Barcelona ha condenado a la UAB por “vulnerar en su campus virtual los derechos de la propiedad intelectual de los autores y editores representados por el Centro Español de Derechos Repográficos”.

Además, el fallo reconoce que la Universidad reproducía y comunicaba públicamente, de forma ilícita, en su campus virtual obras protegidas por el derecho de autor; y determina que debería haber solicitado la licencia necesaria.

Según CEDRO, “esta demanda se presentó tras varias invitaciones a la UAB para que regularizara la reproducción y comunicación pública de las obras de nuestro repertorio”. Asimismo considera que esta sentencia es importante porque se reafirma la necesidad de respetar los derechos de autor en el ámbito universitario y asegura que no beneficia a nadie que “los rectores sitúen a la universidad española en el marco de la ilegalidad, algo que no ocurre en ningún país desarrollado”.

Lo cierto es que, por si fueran pocos los recortes en la enseñanza, la UAB tendrá que hacer frente a una indemnización que alcanza los 238.575 euros; ya que además de pagar 15.091 euros, tendrá que abonar 5 euros por cada alumno matriculado desde el año 2010/2011.

Sin duda, esta sentencia pone en aviso al resto de universidades que estaban realizando estas prácticas. La solución es sencilla: solicitar una licencia a la entidad CEDRO. (Hay veces que el evitar los trámites burocráticos implica mayores quebraderos de cabeza).

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: