Infantil

La casa de los erizos, o el arte de contar cuentos

Comparte este post

Llega el invierno y una familia de erizos decide buscarse un refugio más cálido. Así que mamá y papá erizo, junto a sus nueve hijos, hacen las maletas y se ponen a ello.

Para su fortuna, tratar de encontrar un nuevo hogar no les va a resultar tan tedioso como suele serlo para la mayoría de nosotros: no tendrán que estar los erizos horas frente al ordenador consultando Internet ni lidiar con inmobiliarias y arrendadores que piden exageradísimas fianzas o avales bancarios imposibles. Aunque, ahora que lo pienso, no recuerdo exactamente si los erizos se decantaban por la compra o si preferían el alquiler. En cualquier caso, lo que esta búsqueda supone para ellos es una aventura llena de encuentros sorprendentes. Con un topo cegato y deseoso de conocer los misterios que encierra la Enciclopedia Británica, por ejemplo. O con una cigüeña rezagada que tiene que saldar su nido a toda prisa para poder volar en busca de su grupo de amigas que ya se dirigen en migración hacia África. Y me paro aquí y no explico nada más de sus peripecias para no acercarme peligrosamente al spoiler. Leed el libro y veréis todo lo que le pueda llegar a suceder a un erizo cuando tiene que buscar casa.

Los responsables de esta fábula tierna e inteligente son Ángel Domingo y Mercè López. Ángel, a las palabras, creando desde la primera frase un pequeño mecanismo de precisión, un artificio narrativo perfecto lleno de humor y de ironía. Mientras que Mercè, a los pinceles, es la encargada de trazar (con una sensibilidad que a menudo sobrecoge) la personalidad de cada uno de los erizos que forman parte de esta singular familia en el que no faltan músicos, fanáticos del land-art y de las flores, el dormilón que se queda frito hasta en los lugares más insospechados, una pareja de deportistas que practican aikido, e incluso un pequeño erizo hiperactivo y desternillante al que no puedo dejar de verle cierto parecido con el entrañable Spud de Trainspotting.

No acostumbro a leer libros infantiles o juveniles. Pero debo decir que he disfrutado tanto leyendo La casa de los erizos como con cualquier otra narración explícitamente adulta que me haya gustado. Y al preguntarme por qué, de pronto me he acordado de eso de lo que solía quejarse Bioy Casares respecto a las novelas de su país y de una época, cuando afirmaba que a algunos escritores parecía olvidárseles a veces cual era el propósito primordial de su profesión: contar cuentos. Porque en las páginas de esta pequeña joya es fundamentalmente lo que nos vamos a encontrar: un cuento estupendo muy bien narrado e ilustrado. Sin trampa y con cartoné. Para leérselo a los peques de la casa o para que sean ellos mismos quienes se acerquen por su cuenta y riesgo a esta historia.

La recomendación, por supuesto, es extensible a parejas sin hijos, o a solterones, alérgicos a la infancia, de cualquier tipo, tamaño y edad. Pues como suele suceder siempre con los buenos libros, La casa de los erizos es amplia. Y apretándonos un poquito, seguro que cabemos todos.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: