Novedades

Jogging: un deporte con muchos beneficios

Comparte este post

El tomo, Mantenerse en forma, de la colección de Medicina natural de Signo editores, aporta numerosos consejos para mantenerse en forma y, lo que es más importante, cuidar la salud

Llega el verano (aunque todavía no lo apreciamos) y con él la exhibición de nuestros cuerpos. La ropa sobra y comienzan las prisas por deshacernos de los kilitos de más que se han instalado como un huésped más en nuestro cuerpo.

Aunque los milagros no existen ni en Lourdes, todavía con sacrificio y muchas ganas podemos hacer algo para poner nuestros cuerpos a punto. Y, una de las mejores maneras, tanto por los beneficios que aporta al organismo, como por lo económico que supone, es practicando el jogging.

El jogging es la actividad física que consiste en correr libremente por distintos tipos de terreno para desconectar de la rutina cotidiana y practicar ejercicio. Según el libro Mantenerse en forma, tomo que se incluye en la colección Medicina natural, de Signo editores, una de las mayores ventajas es que puede llevarse a cabo en cualquier lugar y sin que sea preciso ninguna instalación ni equipo especial, a excepción de un calzado cómodo y, sobre todo, voluntad y disciplina.

El jogging aporta numerosos beneficios al organismo ya que activa la circulación combate el exceso de peso y la celulitis y refuerza los músculos de las piernas, el abdomen y las nalgas. Además de contribuir a mantener la forma física, ayuda también a combatir el estreñimiento y el estrés, y a prevenir la osteoporosis.

Se trata de una actividad que pueden llevar a cabo personas de todas las edades, siempre y cuando el ritmo se adecue a las condiciones particulares de cada individuo. El secreto del jogging consiste en correr despacio durante aproximadamente media hora, procurando no agotarse y efectuando ejercicios de calentamiento previos que, por norma general, consisten en flexionar y estirar los músculos de las piernas, así como girar los tobillos. Y, como frecuencia, dos o tres veces por semana son suficientes para mejorar el bienestar y mantenerse en buena forma.

Las distancias recorridas y el tiempo de ejecución no hay que fijarlos de antemano para no exigir al cuerpo más allá de sus posibilidades. Al contrario, deben aumentarse de manera progresiva, sin que nunca suponga un esfuerzo excesivo y agotador.

Una buena medida para controlar este aspecto consiste en conocer qué cantidad de pulsaciones se tiene al finalizar la actividad, pues no deben soprepasar las 120 0 130 pulsaciones por minuto. De lo contrario, el corazón realiza un esfuerzo adicional que puede ser contraproducente.

¿Cuál es la postura adecuada para practicar este deporte? Mantener la postura adecuada, es decir, con la cabeza recta, pero los músculos relajados, en especial los de la cara: los brazos, doblados a la altura de la cintura, balanceándose al compás de la carrera; los hombros y manos sueltos y sin forzarse; el tronco, recto y ligeramente echado hacia adelante y las piernas ligeramente flexionadas al entrar el pie en contacto con el suelo. Es el mejor mofo de evitar lesiones.

Al correr, debe alternarse la carrera de ritmo moderado y corta duración con la marcha rápida, más larga, procurando mantener una respiración acorde con el ritmo de los movimientos, aspirando por la nariz profundamente y expirando por la boca. Una buena sesión inicial podría realizarse del modo siguiente: durante el primer mes se empezaría practicando una marcha de diez minutos y, a continuación, se alterna una carrera de un minuto, seguida de una marcha de cinco minutos, una carrera de dos minutos y otra marcha de cinco minutos. En total, 23 minutos de actividad y el resto ejercicios de calentamiento y relajación.

Progresivamente y a lo largo de varios meses, se disminuye el tiempo de marcha y se incrementa el de carrera, pero siempre la duración total debe rondar los 30 minutos.

Sin duda, para aquellos perezosos que durante el invierno el único contacto con el deporte ha sido el ‘sillón ball’, es decir, pasar largas horas sentado en el sofá, consumiendo horas de televisión, haciendo levantamiento de brazos para sujetar el mando, la cerveza o las palomitas, el jogging se convierte en una actividad muy saludable para empezar a mover los músculos, sin morir en el intento.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: