Libros

Jaulas de aire, la humanidad reclusa de su propia sociedad

Comparte este post

La expresión artística siempre acaba alcanzando los recovecos de nuestra propia humanidad. Ambas se transforman en paralelo, porque las disciplinas artísticas explican en gran medida los cambios que estamos sufriendo. Nos clarifican. Nos contienen.

Por eso, no es de extrañar que temas como el transhumanismo o el posthumanismo se cuelen, cada vez con mayor frecuencia, en los relatos literarios. La incertidumbre ante lo que nuestra sociedad está abocada  a ser —o lo que ya somos y no tenemos tiempo para asimilar— merece muchos relatos, tal y como demuestra Arantxa Rochet en su opera prima, Jaulas de aire.

Este libro es una llamada de atención sobre aquello en lo que nos podemos convertir o en lo que, sin saberlo, nos hemos convertido ya. ¿Adónde nos lleva la sociedad actual? ¿Hasta qué punto puede la presión social condicionar nuestro comportamiento?

Niños que son denominados como marcas comerciales para que los padres puedan sufragar su educación y crianza; un mundo en el que la palabra “gratis” ha sido desterrada del diccionario; trabajos que hacen que olvidemos que alguna vez fuimos algo más que androides; la competitividad llevada al punto de que solo el que llegue antes a la oficina tiene derecho al puesto de trabajo.

Estas y otras posibilidades se plantean en el libro a través de diez historias de ciencia ficción distópica que hablan de las cárceles intangibles en las que vivimos, ya sea por nuestras propias creencias o por lo que nos impone el entorno.

Son personajes distintos, cada uno con una voz, cada uno con su problemática particular. Pero todos, en el fondo, son iguales. Atrapados en las propias cárceles de sus condicionamientos, de los condicionamientos de la sociedad que nos rodea. En definitiva, en jaulas de aire, más difíciles de romper que las materiales. Porque siempre es más difícil salir de una cárcel que no se puede ver.

Todos los relatos se sitúan en el mismo escenario: la ciudad. La ciudad, gris, siempre gris, como lugar de alienación, de competitividad salvaje, de ausencia de empatía. En contraposición con la naturaleza como lo más cercano al ser humano, a sus raíces.

Un libro recomendado para entender la especie en la que nos convertiremos, o mejor, la que ya somos y no nos atrevemos a aceptar.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: