Especiales

Español y escritor de relatos, oda al más difícil todavía

Comparte este post

Quizás es una sensación personal, pero creo que en nuestro país —sin identificar claramente el “misterioso” motivo— renegamos en cierta manera de nuestra “materia prima”, ya sean actores, músicos, y lo que para mí está claro, de los escritores… Y no digamos de los escritores de relatos.

Yo, confesa devoradora de relatos cortos, ignoraba hasta hace muy poco nombres como Eloy Tizón, Ángel Zapata, Quim Monzó, o —me avergüenza decirlo— Medardo Fraile.

Descubrí a Fraile gracias a que un premio literario lleva su nombre. A partir de ahí supe que este escritor fallecido en 2013 es uno de los principales exponentes del cuento español de la segunda mitad del siglo XX. ¿Tú lo conocías? ¡Yo no había escuchado nunca su nombre!

Además, conseguir su recopilación “Escritura y verdad: cuentos completos” tampoco es una tarea fácil en estos momentos.

A Ángel Zapata, quien realiza el prólogo del libro anteriormente mencionado, lo adopté para mi librería a través de “Práctica del relato”, imprescindible para cualquiera que quiera aprender a escribir. Dicen de él que sus cuentos logran una personalidad propia e inconfundible, recomendando “Las buenas intenciones y otros cuentos” y “La vida ausente”.

A Eloy Tizón debí encontrarlo en las páginas de “Práctica del relato”; desde entonces le sigo la pista a un escritor madrileño cuya parte de su obra ha sido traducida al inglés, francés, italiano, alemán, finés y árabe. “Técnicas de iluminación” y “Parpadeos” son buenas opciones para adentrarse en su universo.

Quim Monzó es un escritor catalán traducido a más de veinte idiomas y que en los años setenta escribió reportajes sobre Camboya, Vietnam, e Irlanda del Norte. Sólo leyendo la contraportada de “El porqué de las cosas” podemos hacernos una idea de su calidad: “Sus relatos, aparentemente simples y esquemáticos, son una enérgica exhibición de maestría, y se complementan para formar un todo que nos muestra con implacable precisión la eterna incertidumbre humana. (…) Un libro que confirma la calidad de un autor que la crítica internacional ha comparado con Kafka, Borges y Rabelais”.

Por último, me quedo con un autor y un libro que me han embelesado. Miguel Torija y su “Catálogo de excusas para seguir vivo (o para estar muerto)” bien merecen poner el broche a este artículo. Un libro lleno de relatos altamente visuales con finales emocionantes y directos, ilustrados exquisitamente por Teresa Herrador. Este autor nacido en Tortosa ha publicado “Cuando la vida se pone perra” compuesto por treinta y seis relatos, y las novelas “La isla de las culebras” y “Jo, Ara”, en valenciano.

Españoles y escritores de relatos… más difícil todavía.

CADILLAC DESCAPOTABLE, Miguel Torija. En “Catálogo de excusas para seguir vivo (o para estar muerto)”.

Primero el punto lejano se convirtió en una mancha, después la mancha se hizo azul, al final dejó de ser una mancha azul para transformarse en la silueta del Cadillac descapotable que

estábamos esperando. Se acercaba el momento. Mi compañero Oswald bajó los prismáticos y me miró a los ojos. Era imposible ocultar el miedo que me atenazaba. Alargó la mano, resopló y sin rastro de rencor pronunció unas palabras que arruinarían su vida: “Anda trae, lo haré yo.” Le di el rifle y en ese instante sentí que era mi amigo.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: