Especiales

Escribir para salir de la cárcel

curiosidad, los presos escriben libros para reducir penas de cárcel Comparte este post

Que se vayan aplicando los corruptos españoles y entre tanto fraude y fraude, vayan pensando el título de su obra. El problema es que en España no tenemos la Ley que han aprobado en Rumanía, que permite reducir las penas de cárcel 30 días por cada libro publicado.

Así ha pasado que en dos años -de 2013 a 2015- se han publicado más de 400 títulos de tipo científico, convirtiendo la cárcel de este país en un auténtico centro de investigación. La clave está en el contenido de la Ley 254/2013, según la cual pueden rebajarse las condenas con trabajos comunitarios, por ejemplo, escribir una obra que se publique y esté coordinada por un profesor universitario.

Desde la salida de esta Ley, los profesores de la universidad, los negros y editoriales han incrementado su trabajo. Haciendo nuestro el refranero español quien hizo la ley, hizo la trampa, los presos que han escrito tantos libros no han tenido que servirse de ninguna muñequera para terminar su trabajo, porque ellos -según dicen- narran sus historias y otros se dedican a plasmarlas en papel.  Los empresarios millonarios y los políticos son los que se han beneficiado de esta rebaja, como ha sido el caso de Gica Popescu, quien fuera capitán del FC Barcelona, condenado por fraude fiscal y blanqueo de capitales. Los cuatro libros publicados le han permitido permanecer en la cárcel solo 1 año y 8 meses.

Llevándolo al terreno literario no parece una mala idea la de reducir las penas en presos que se aplican en la cárcel y escriben un libro -aunque lo de escribir queda un poco lejos, y también, permitidme la incredulidad, que el argumento sea suyo-. Mirándolo por el lado positivo, es una manera de incentivar la cultura.

Si os interesa esta curiosa ley de Rumanía, puedes ver más en el siguiente vídeo

Grandes obras que nacieron entre rejas

Y es que si nos remontamos al pasado encontramos obras maestras que han sido el resultado de horas tras las rejas. Este es el caso de El Quijote, de Miguel de Cervantes, escrito en 1517 durante los años que estuvo encarcelado acusado de apropiarse de dinero público aprovechándose de su puesto de recaudador de impuestos.

Otro caso fue el de El Lazarillo de Tormes. Aunque oficialmente es una obra anónima, todo parece indicar que fue escrito por Diego Hurtado de Mendoza y lo hizo durante su arresto, por irregularidades financieras, en la cárcel de Mota.

Óscar Wilde fue otro de los autores que aprovechó sus años prohibido de libertad para escribir De Profundis, epístola que envió a su amante Alfred Douglas.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: