Especiales

La reflexión de Bukowski sobre la vocación artística

Comparte este post

A no ser que corazón, mente, boca y tripas te lo pidan, no seas escritor. Con esta advertencia iniciaba Charles Bukowski un célebre poema acerca del oficio de escribir.

Buk es uno de esos autores que uno no sabe bien cómo digerir: si iniciar por su existencia decadente, continuar por sus obras autobiográficas o adentrarse de un trago en la poesía sucia. Todo en él rezuma un aire enrarecido que, sin embargo, atrae a hordas de seguidores. Buk es una grieta. Buk es asomarse al abismo y ver qué hay al otro lado de la cordura.

Pero hoy no vengo a hablaros de su intensa existencia —ni de las vicisitudes de su obra que se han analizado hasta la saciedad— sino de un punto de inflexión que transformó su vida: el día que decidió ser escritor a tiempo completo. Como sus adeptos bien saben, Charles trabajó durante muchos años en un servicio municipal de correos en un puesto mediocre, experiencia que materializó en el libro Cartero (1971).

Sobrepasados los cincuenta años, todavía como empleado del servicio postal, escribía columnas para la revista Underground de Los Ángeles y también colaboraba en otras pequeñas publicaciones de corte literario sin grandes aspiraciones.

Fue por aquel entonces, cuando una figura cambia el devenir de la vida de Charles Bukowski: John Martin, editor de Black Sparrow Press. Este empresario le propone ser autor a jornada completa, a cambio de 100 dólares al mes. Un suicidio laboral que Buck, por supuesto, acepta.

Más de 17 años después, el poeta maldito echa la vista atrás para recordar a la persona que le dio su primera oportunidad literaria y encargado de publicar su primer libro. Una carta fue el medio  que eligió para reflexionar y agradecer aquel instante fundamental, la reproducimos a continuación en castellano, para vuestro disfrute:

Hola John,

 

No creo que duela, a veces, recordar de dónde venimos. Tú sabes perfectamente del lugar del que vengo. Mejor que muchos que intentan escribir sobre mí ahora.

 

Ellos llaman a mi profesión “un trabajo de nueve a cinco”, pero nunca es así. Aquí no hay hora del desayuno, y si la hay, seguramente no la empleamos en desayunar.

 

Tú sabes bien mi viejo dicho, “La esclavitud nunca se abolió, solo se extendió para incluir todas las razas”.

 

Los trabajos nunca van a pagar suficiente a los esclavos para que sean libres, solo lo suficiente para que sigas vivo y vuelvas al trabajo.

 

Comencé a escribir con disgusto sobre todas esas cosas, para aliviar la rabia de pertenecer a este sistema de mierda. Y ahora, que me llaman escritor profesional, después de haber perdido mis 50 primeros años de vida, me doy cuenta de que hay muchas otras personas atrapadas. Como yo una vez.

 

Finalmente salí de allí, no importa el tiempo que me llevó, y eso me ha dado una especie alegría, la increíble alegría que producen los milagros.

 

Ahora escribo desde una mente vieja y un cuerpo viejo, mucho más alejado del momento en que cualquier hombre se plantearía iniciar su camino.

 

Creo que porque comencé tan tarde a dedicarme profesionalmente a escribir me obligo a mi mismo a seguir, y cuando las palabras me empiezan a fallar o me tienen que ayudar a subir las escaleras todavía siento que algo sobre mí debe ser recordado.  

 

Algo sobre cómo atravesé un desastre desordenado (mi vida) para ganarme al menos una forma digna de morir.

 

No tener la sensación de haber perdido la vida entera se parece mucho a un logro digno, al menos para mí.

 

Tu chico,

Hank.

No podemos añadir mucho más a esta reflexión tan importante acerca de dedicar nuestro tiempo a las cosas que merecen la pena, cueste los años que cueste, para salvarnos, al menos, al final de nuestra existencia.

2 comentarios

El Gra 4 mayo, 2016 Responder

Es un texto muy sencillo que describe el Bukowski fuera de las letras: viviendo con hastío la rutina de cada trabajo. “Born into this”, tanto el documental como el poema, son un fiel reflejo de su visión. Ambos muy recomendados.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: