Actualidad

Crítica La chica del tren: Mucho ruido y pocas nueces

Comparte este post

Mucho ruido y pocas nueces. Así titulo a la crítica que voy a hacer de La chica del tren, de Paula Hawkins. Es ese tipo de novelas que han tenido tanto bombo, generando unas expectativas tan altas, que cuando acabas de leer te das cuenta que no era para tanto.

Megan, Anna, Rachel. ¿Quién es la protagonista? La historia desde el principio al final es bastante confusa -bien es cierto que esta técnica narrativa la convierte en una novela diferente- con la mezcla de las distintas historias de las protagonistas. El relato está narrado en primera persona, de modo que cada uno de los personajes cuenta su versión de la historia hasta conseguir unir todas las piezas que completan este puzzle literario.

Entre todos los personajes, quien da vida a la historia es Rachel, una joven que cada día viaja en ese tren rumbo a Londres, un tren que coge cada mañana aferrada a una rutina que ya no existe. Con la cabeza apoyada en la ventanilla del vagón, observa cada día pasar esas casas como si se tratara del travelling de una película, entrando en la vida de sus propietarios, poniendo nombres ficticios a esos personajes que entretienen cada mañana y tarde su viaje. Es precisamente en esos viajes cuando descubre una pila de ropa a un lado de la vía de tren. Un descubrimiento, que sin darse cuenta, la va a involucrar. ¿Quién le iba a decir a Rachel que Megan, la chica que aparece asesinada, iba a tener tanto en común con ella?

No puedo negar que Paula Hawkins demuestra en esta novela un gran talento literario, con esos cambios de personajes, que confluyen en la misma historia. La falta de una narración lineal engancha al lector y le hace permanecer atento para saber en todo momento dónde se encuentra. Las narraciones en primera persona, también ha sido un acierto, para llegar a conocer y entender a cada una de las protagonistas.

El desconcierto que genera los cambios constantes de fechas -poniendo al lector en antecedentes para poder comprender lo que ha ocurrido- llega a fastidiar en algún momento, al estar acostumbrados a un tipo de lectura lineal, con unos hechos que caminan hacia adelante (y no para atrás, como es este caso). Pero, una vez termindo el thriller te das cuenta que esos cambios son los que precisamente te enganchan.

El final, inesperado o no, lo cierto es que consigue que las tres historias concluyan en el mismo punto, dejando la historia completamente cerrada, sin dar margen a la duda.

Viendo otras críticas he podido comprobar que se trata de una novela que no tiene puntos intermedios: o te gusta mucho o nada. Así que, para averiguarlo, te recomiendo leerla. Y si ya lo has hecho, ¡deja tu comentario!

 

3 comentarios

Carolina N 4 septiembre, 2017 Responder

A mi no me ha gustado. Me recuerda a una tv movie de domingo en la tele. Lo empecé con muchas ganas y poco a poco el interés fue decayendo.

Margarita Velazquez 14 septiembre, 2017 Responder

ESCRITORA JOVEN…ACTUALIZADA…………………MUCHO ALCOHOL………………..VIOLENCIA DE GENERO….

Diego navarro 8 febrero, 2018 Responder

Mee encantó . Pero no entendí lo de la pila de ropa. Si alguien quiere explicarme. Estaré agradecido.
Diie.navarro@gmail.com

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: