Actualidad

Celebramos el Día del Libro con una entrevista al escritor Lorenzo Silva

Comparte este post

La marca del meridiano es la última novela de Lorenzo Silva, un reconocido escritor, ganador del Premio Planeta 2012

Lorenzo Silva, madrileño de nacimiento, estudió Derecho y ejerció durante años la abogacía. Además, se ha convertido en uno de los escritores de mayor prestigio en España, debido a sus relatos, artículos y ensayos literarios. Sus novelas se han  convertido en referentes literarios, consiguiendo diversos premios, entre los que se encuentran El Premio Nadal en 2000 o, recientemente, el Premio Planeta en 2012.

Después de tantos años dedicados a la narrativa y echando una mirada al pasado, ¿cuál es la novela que más le ha costado escribir?

Lo tengo relativamente claro. La sustancia interior. La primera redacción me llevó dos años, de 1992 a 1994, la reescribí otra vez en 1996 para su primera edición y volví a revisarla para la reedición de 1999. Supongo que si vuelvo a reeditarla en 2016 para celebrar el 20 aniversario de la publicación volveré a revisarla. No sólo es la más larga, también creo que era demasiado joven cuando me eché a la espalda semejante proyecto: una novela kafkiana cerrada y conclusa.

Una de sus fuentes de inspiración reside en los paseos en bicicleta y sus estancias observando el mar en Viladecans…

Me inspiro con todo lo que me rodea. Pero andar en bici y mirar el mar me limpia la mente y me ayuda a poner en orden las ideas que se me van ocurriendo.

En sus publicaciones siempre ha estado muy pegado a la actualidad, como se aprecia en su última obra La marca del meridiano, a través de la cual se adentra no sólo en la crisis económica, sino también en la crisis moral que está viviendo España y que quizás tenga peor remedio… ¿Detrás de estos personajes se descubren los pensamientos del autor sobre estos temas de plena actualidad?

Procuro ver el mundo con los ojos de mis personajes, es decir, desde el lugar que ocupan en el mundo, que es ligeramente (o algo más que ligeramente) distinto del mío. Eso sí, compartimos nacionalidad, más o menos somos de la misma generación y ellos y yo solemos viajar por este país. Supongo que en algunas cosas es inevitable que coincidamos, pero no sólo ellos y yo, sino otros muchos ciudadanos españoles, que están decepcionados y furiosos con este fracaso colectivo en el que el protagonismo, aunque la culpa es compartida, se lo llevan los listos de siempre.

Fuentes de inspiración no le faltarán para escribir otra novela orientada en la corrupción en otros ámbitos más allá del policial, como puede ser el político.

Lamentablemente no. Y creo que es un buen tema, pero también exige darle tres o cuatro vueltas para no quedarse en las obviedades. Que tantos responsables públicos de este país se hayan pringado del modo en que lo han hecho, y muchos tengan la desfachatez de seguir en sus escaños o salir en la tele diciendo que son honorables, es indicio de una enfermedad social que va más allá de la clase política, a la que sería demasiado simple y cómodo tomar como único chivo expiatorio.

En alguna entrevista comentó que no entraba en sus planes la jubilación de la pareja compuesta por Bevilacqua y Chamorro, ¿continúa con la misma perspectiva? Hay que tener en cuenta que los personajes también tendrán que descansar profesionalmente hablando y dedicarse más a sus aficiones…

Me imagino que los dos llevarían bastante mal verse apartados de la primera línea, aunque tarde o temprano les llegará, aparte de por la edad legal de retiro, porque su trabajo no es como para hacerlo en silla de ruedas y andando pendiente de la medicación. Eso sí, no los veo instalados en una vejez inactiva y dedicada a la contemplación, como no creo que yo pudiera tenerla (y menos mal, porque tampoco habrá, de eso estoy seguro, dinero para pagarme ninguna pensión).

No sólo ha recibido premios literarios tan importantes como el Premio Planeta, sino que su reconocimiento va más allá de la literatura con el título de Guardia Civil Honorífico. Supongo que será un motivo de satisfacción….

Ellos dicen Honorario… Lo de honorífico parece como que queda más ministerial. Pero sí, lo es, y de las grandes. Dudo que en lo que me queda de carrera se me conceda un honor mayor. La Guardia Civil es un cuerpo de hombres y mujeres dignos, lo han demostrado miles de ellos a lo largo de más de siglo y medio de forma que compensa muy sobradamente sus errores, que también los han cometido y graves, y los anoto y no los oculto porque no soy ni seré jamás un propagandista.

Abogado, escritor y desde hace muy poco tiempo se ha lanzado a probar suerte en el sector editorial con Playa de Ákaba… ¿Ve futuro en las editoriales, porque cada vez se compran menos libros?

Veo futuro en los libros buenos, hermosos y bien hechos. Un futuro humilde, sostenido por una minoría, que siempre lo fue, de devotos y generosos lectores. La mayoría, no nos engañemos, acude a comprar las 50 sombras de Grey, que mantienen otro segmento, lícito y legítimo, del mercado editorial, pero que cada vez ayudarán menos a sostener a otra clase de autores. La crisis y la piratería han terminado con eso de que los libros de éxito subvencionen a los marginales: tan sólo dan para pagarse a sí mismos. Ahora cada libro tendrá que buscarse su camino, su lector.

¿Cuáles son las metas que pretende conseguir con este nuevo proyecto? Entre ellas he podido comprobar que tratará de apoyar a compañeros para que cumplan su sueño de ver su relato en las estanterías de las bibliotecas.

Eso es lo principal: hacer existir esos libros que estos tiempos darwinistas condenan al cajón o la autopublicación. O bueno, teniendo en cuenta nuestra modestia, algunos de esos libros. Lo hacemos por el orgullo de dedicarnos a un bello oficio y ayudar a que buenos libros se abran paso.

Su amor por difundir la literatura llega a tal punto que tiene un blog (Los trabajos y los días) donde informa de cómo conseguir libros suyos más baratos e incluso gratuitos…

Pues claro. Que defienda los derechos de autor, como los defiendo, porque me parecen la propiedad más legítima que existe, no quiere decir que sea un buitre con el taxímetro siempre en marcha. La literatura es también altruismo y generosidad, pero no impuestos por quien no tiene derecho a imponerlos. Tampoco la defensa de la cultura gratuita debe confundirse con la generosidad, muchas veces no es más que generosidad con lo ajeno bajo un cálculo egoísta con lo propio.

¿Es más de papel o se adapta a las nuevas tecnologías (sobre todo redes sociales, ya que en Twitter ha superado los 10.000 seguidores) y a la comodidad que aportan los e-book?

Soy de las dos cosas, aunque en las redes me muevo con reservas y prudencia, creo que muchas veces están diseñadas para servirse de nosotros más que para que nosotros podamos servirnos de ellas. Eso sí, los libros que amo, los tengo todos en papel. Y así será, mientras los fabriquen. Por eso los libros que edito y por los que apuesto los sigo haciendo en papel, y lo mejor que puedo.

Por último, esperemos que su nueva novela esté centrada en una sociedad completamente recuperada en el terreno económico y moral, con los corruptos recibiendo su merecido castigo…

Siempre hay corruptos que se escapan. Creo que la clave está más bien en empezar a recompensar como se merecen a los honrados y a los talentosos y a los trabajadores.

1 comentario

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: