Libros

A balazos con la existencia: Todas mis pequeñas vidas

Comparte este post

Todos los libros abren una puerta de salida de emergencia al alma. Perdón. Discúlpame lector. Quizás debería empezar este texto de nuevo.

Todas mis pequeñas vidas (Copelia Ediciones) y sus relatos, abren ese cajón que contiene la salida de emergencia al arma. Ahora sí estamos en la temática que nos ocupa.

Como fan de cómics y novelas gráficas que soy, debo empezar hablando del diseño del libro y sus materiales. En este libro encontrarás cambios de papel rugoso a satinado, un detalle bastante agradable para personas sensibles al formato, que disfrutamos de estos pequeños placeres de la vida (y del arte).

Ahora sí.

Grace Klimt, Ruth Rozados sin el anonimato que las redes nos brinda, nos trajo en diciembre del año pasado esta descarnada obra que narra sin filtro la dureza de lo cotidiano, del morir y revivir constantemente, pero dejando de lado la metáfora del Ave Fénix. El dolor que suponen los quehaceres de nuestro día a día, y de una forma que, para suma y beneficio de la autora, no logramos encontrar frecuentemente en otros libros.

La semilla del feminismo está latente e implantada en cada hoja de este árbol que supone la belleza puntiaguda de las ramas que componen el interior de Klimt. Y como raíz de la obra, la lucha por la igualdad descrita por una amalgama de personajes femeninos que narran sus pequeñas vidas en diminutas notas musicales  luchando contra el lineal pentagrama.

Podría decir que, sin duda, Todas mis pequeñas vidas es el conjunto de relatos que más me ha costado leer en estas últimas semanas, , aun siendo un “devoraletras”. Y no, no se debe a que su compresión sea compleja, sino a que cada texto guarda una bala calibre 45 en su interior: disparada a ciegas contra el lector indefenso y cuya trayectoria siempre desconoces. Desgraciadamente,  me he llevado varios disparos a bocajarro en mi cama, en la boca y en la sien, tantos casi como relatos contiene el título.

Quizás seas tú, lector o lectora, quien guarda dentro un arma deseando ser disparada y que este libro, en su totalidad o sólo en parte, consiga despertar algo dentro de ti que  haga cambiar (o volver a ser) lo que necesitas. Lo que está claro, es que en más de una ocasión te sentirás en la piel sudorosa de algún que otro personaje  del proyecto de Ruth Rozados.

Incluso puede que acabes muerto, como en mi caso, que escribo con mis restos cómo ha sido mi experiencia tras cerrar este libro.

Y si sales sin rasguños tras la zambullida completa de su lectura, siento decírtelo: no hay vida tras esos huesos que te protegen.

“Pequeña criatura,
la esencia más pura
va en frasco pequeño.
Amor mío, ya lo sé,
el mismo recipiente también
encierra veneno. “

Ismael Serrano

2 comentarios

Matches 1 febrero, 2018 Responder

Hola, me dejo caer de vez en cuando por aquí y me ha llamado mucho la atención esta obra, creo que los relatos son una forma perfecta de plantear un tema desde muchas perspectivas diferentes, y dejar que sea el lector quien descubra su significado.

La reseña me ha encantado y me ha picado la curiosidad, así que creo que voy a darle una oportunidad a Todas mis Pequeñas Vidas. Ya os contaré.
Enhorabuena y seguid así!

    Muchas gracias por tu comentario sobre este (mi primer) artículo. Espero que, como dices, des una oportunidad a esta obra de Ruth Rozados y sientas una de esas balas cargadas de tinta dentro de tu pecho. Un gran abrazo, lector.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: