Novedades

¡A ponernos guap@s con los remedios caseros!

Comparte este post

Llega el fin de semana, el equivalente a tener más tiempo para uno mismo y para ponernos a punto en cuestión de belleza. Así que, en vísperas de fin de semana voy a dedicar este post a la belleza, porque a todos nos gusta estar guapos y que de vez en cuando alguien nos lance un piropo del estilo: “guapa y simpática, tenías que estar repetida” (también vale para los hombres).

Para empezar es necesario advertir que la preparación de los remedios es una tarea que requiere experiencia, por lo que conviene comenzar con las más sencillas, pero no por ello, menos efectivas. y a medida que se vaya adquiriendo podrá intentarse la preparación de otros algo más complejos.

Vamos con los remedios caseros, por si os animáis a preparar alguno:

  • Aceite de tomillo para cabello seco. Dos gotas de aceite esencial de tomillo; 1 yema de huevo; 1 cucharada sopera de aceite de almendras dulces; 1 cucharada sopera  de lanolina y 1 cucharada sopera de glicerina. El aceite de almendras se puede sustituir por el de aguacate, soja, etc. y también la esencia puede cambiarse por otra, por ejemplo, manzanilla (aclara el cabello), salvia, romero (oscurece algo el pelo), etc. Se ponen al baño María todos los ingredientes grasos salvo el aceite esencial y cuando estén calientes se retiran del fuego, se añade la yema de huevo y el extracto de tomillo y se bate con cuidado hasta homogeneizar la mezcla. Para el tratamiento se extiende el aceite por toda la cabeza mientras se dan fricciones y después se deja actuar durante alrededor de un cuarto de hora. Después se lave la cabeza con champú suave y se aclara con agua abundante. Es un remedio muy útil para los cabellos secos y quebradizos.
  • Baño suavizante. Se añade un vinagre aromatizado con hierbas al agua del baño. El vinagre es un buen calmante para una piel irritada y reduce la fatiga muscular.
  • Cataplasma contra inflamaciones o furúnculos. Se emplean diversos productos tales como patata cruda rallada, higos frescos, miga de pan con leche caliente, hojas de col, etc. Se machaca el producto con algo de leche caliente, se envuelve en una gasa y se coloca sobre la zona afectada.
  • Pomada labial suavizante. 15 gramos de manteca de cacao: 5 gramos de cera virgen rallada; 10 milímetros de aceite de soja, y 10 ml de aceite de aguacate. Se deshacen la cera y la manteca de cacao al baño María. Cuando comienzan a fundirse, se incorporan los aceites, se remueve lentamente y se homogeneizan todos los ingredientes. Para verificar la consistencia se vierte una pequeña cantidad sobre una superficie limpia, por ejemplo un mármol, y se deja enfriar. A continuación, se aplica sobre los labios para ver cómo se extiende y se observa que es demasiado espesa, se añade algo más de aceite a la mezcla hasta conseguir el efecto deseado. Después se vierte la pomada en tarros y se deja enfriar por completo, tapándolos a continuación. Esta pomada se aplica por la noche, aunque si los labios están muy secos se puede usar también de día.

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: