mayo 25, 2016

Una mirada a los ‘Retrovisores’ de Guillermo Galván

Una mirada a los ‘Retrovisores’ de Guillermo Galván
Photo Credit To Fotos de Pedro Cuevas y Quique Medina (LNLC)

Guillermo Galván (Madrid, 1980) es músico licenciado en Comunicación Audiovisual y especializado en áreas relacionadas con el documental, archivo para películas y realización de reportajes para canales de televisión. Desde hace más de 15 años es guitarrista de Vetusta Morla, habiendo compuesto temas  tan conocidos como “Copenhague”, “Sálvese quien pueda”, “Los días raros” o “La deriva”.

Ahora Galván nos muestra una nueva faceta con “Retrovisores”, un poemario intimista editado por Bandaaparte. Hablamos con su protagonista de este proyecto literario

¿En qué momento se lanza Guille Galván al proyecto de publicar un libro de poemas?

Retrovisores comenzó como un fin en sí mismo, un ejercicio libre descargado de las mediaciones habituales que sobrevuelan la composición y grabaciones canciones. Quería llegar hasta el final aunque no hubiera un propósito de publicación inmediato. Paralelamente a su escritura, la gente de Bandaàparte mostró interés en hurgar entre mis cajones y me sedujo su idea editorial de publicar a “no escritores”. Decidí sacarlo con ellos por conexión con su propuesta y porque me sentía cómodo en ese espacio en el que todos éramos intrusos.

¿Te ha provocado el mismo vértigo que componer canciones o simplemente se trata de un arrebato diferente?

El origen es el mismo, la necesidad de reconstruir cierta experiencia personal y acompañarla en el camino hasta materializarla en historia. Cambian las formas, los vicios, la manera de trabajar el ritmo, la rima… pero nunca el impulso inicial. Ese recorrido desde la idea original hasta el abandono del poema tiene más que ver, por lo menos en mi caso, con el descubrimiento y la seducción que con el vértigo.

Retrovisores, ¿alusión al pasado que siempre miramos de reojo?

Quizás al pasado más inmediato, ese que nos ayuda a definir nuestra identidad y enderezar el rumbo. Me gustan los retrovisores porque son objetos que invitan a estirar el tiempo y nos brindan –aunque sea a modo de cómic- la oportunidad de situarnos en dos espacios casi simultáneamente.

En el libro transitas por lugares conocidos, ciudades y personas ¿De eso se compone Guille Galván?

Retrovisores está dividido en siete capítulos; espacios reales o imaginarios en los que alguien va construyendo su identidad. Los puentes entre todos esos lugares son las relaciones humanas y los sentimientos que de ellas se desprenden. Los puentes entre todos esos espacios son las acciones y los sentimientos. identidad a lo largo del tiempo. mente, fragmentos de

También es muy interesante el tránsito por la cultura popular que te ha influenciado (desde películas a canciones), ¿nuestra ficción también se compone de eso?

Somos carne de ficción y la cultura popular de los últimos sesenta años no puede separarse de ello. Casi todo el tiempo comunicamos y percibimos la realidad con los códigos del género: mira los telediarios, los programas de hiper-realidad… A lo largo de nuestra vida vamos incorporando elementos ficticios que nos hacen sentir emociones verdaderas y mapas afectivos propios, que seguimos con devoción incondicional. Luego se muere Bowie y no sabemos si estamos tristes por el hombre al que nunca vimos o por el personaje que inventamos alrededor de sus canciones.

En tus letras y poemas las metáforas son el medio para hablar de la realidad, ¿las fábulas son el mejor hilo conductor para hablar acerca de lo que está sucediendo?

Las fábulas no me gustan demasiado porque suelen ir acompañadas de una intención aleccionadora que no me interesa. Creo que la poesía, igual que las canciones, tienen más que ver con un ejercicio de reconocimiento en lo que se lee o se oye. Como lector, me gusta encontrarme en los versos ajenos y eso es precisamente lo que intento crear cuando escribo, un espacio compartido cuyas coordenadas puedan ser identificadas por el lector como propias.

Tras este primer proyecto, ¿existen en el horizonte nuevas metas/proyectos literarios?

Ya veremos, ahora me quiero centrar en el nuevo disco de Vetusta Morla. Así que, de momento, estoy en condiciones de decir que Retrovisores es “mi primer y último libro”.

 

Puedes hacerte con su libro aquí, mientras te dejamos uno de los poemas incluidos en la publicación para abrir boca

 

EL SINDICATO DE LA DUDA

¿Dónde levantaremos el museo

de los condicionales compartidos?

¿Y sus boomerangs de afectos

en órbita eterna?

Marcarán los límites

de nuestras aguas territoriales.

Los artículos fundamentales

de esta Carta Magna.

Sellarán pasaportes,

devolverán preguntas.

¿Cuál fue nuestra guerra?

¿A cuántos pudimos salvar?

¿A quién debimos echar de menos un domingo por la tarde?

 

*Foto de Pedro Cuevas y Quique Medina (LNLC)

Sobre el autor

25 horas dedicada a escribir. Periodista especializada en cultura.

Entradas relacionadas

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR