Ella era un verso imperfecto (Adrián Calorano Ponte)

Ella era un verso imperfecto (Adrián Calorano Ponte)

Ella era de esas que hacía que los enamorados se mordieran el labio. De esas que te encuentras por la calle y te preguntas si respirará el mismo aire que tú. Era sonámbula en sus días buenos, y a veces la amnesia se apoderaba de ella en las tormentas de su mente. Era el relámpago del arte, el veneno, el suspense. La asesina. Ella escribía. Pero todo lo que nacía era devastador. Se construía a sí misma sobre poesía inestable, con versos que no encajaban, con rimas sin gracia, con muerte en las metáforas. Nunca supo escribir un final feliz, ni un principio, ni un párrafo. Pero escribía. Dejó la obra de su vida sin acabar. Pero la dejó. Su vida no había sido perfecta, pero había sido, al fin y al cabo.

Sobre el autor

Literatura a mil es literatura a toda velocidad, historias condensadas como pequeñas gotas en el alféizar de una ventana. Buscamos nuevos talentos y autores añejos que nos emocionen con sus relatos breves, que nos hagan sentir el miedo en la nuca, que nos levanten una sonrisa con unas líneas, que nos incomoden en nuestra propia casa y que nos arrebaten irremediablemente ¿aceptas el reto? Dispara tus palabras sin piedad.

Entradas relacionadas

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies