Recorrido por las mejores novelas de viajes de carretera

Recorrido por las mejores novelas de viajes de carretera

¿Quién no ha soñado alguna vez con viajar en coche por la carretera sin rumbo? Los viajes por carretera tienen una magia especial que atrae aventuras de todo tipo. Buena muestra de ello es la cantidad de novelas célebres que se consagran al género road trip.

En la búsqueda constante de conquistar nuestra propia libertad novelas como En la carretera o Hacia rutas salvajes se han convertido en un referente de viejas y nuevas generaciones. A fin de cuentas no hay nada más arriesgado que tener cualquier posibilidad a nuestro alcance: la probabilidad de fallar, el vértigo de acertar.

Volvamos a En la carretera, la célebre novela donde Jack Kerouac narra sus propias aventuras recorriendo Estados Unidos por carretera. Fiestas alocadas con hasta el amanecer, amores a medio acabar y cantidades ingentes de alcohol y malestar. Dato interesante, que el concepto hipster proviene del término hip para describir a las personas conocedoras de la subcultura afroamericana, lo que incluía el jazz, algo que Kerouac describe a la perfección.

¿Qué podemos decir acerca de Hacia rutas salvajes? La novela de Jon Krakauer se ha convertido en el sueño húmedo de jovencitos de todo el mundo desde que en 2007 se estrenase una película basada en el libro. Por si aún no lo sabes, Krakauer narra la historia de Alexander Supertramp un joven que deja todas sus posesiones para vivir en contacto con la naturaleza, un mensaje atractivo y complejo de digerir, sobre todo ahora que nos encontramos en plena era de la apariencia y la búsqueda de la autenticidad. Muchos imitan de forma errónea el mensaje del protagonista, pero eso es otra historia.

Siguiendo nuestro periplo por la carretera no podemos dejar fuera el trasnochado viaje de Hunter S. Thompson en Miedo y Asco en Las Vegas. Drogas, drogas, situaciones absolutamente irreales y más drogas para cenar. El ritmo acelerado de la novela nos hace perseguir a sus protagonistas durante su estancia en la ciudad del pecado, pero también es algo más, deja entrever la reflexión dolorosa de una generación perdida.

No todos los road trip propuestos en literatura son viajes de jóvenes en busca de aventuras, así lo demuestra Mientras agonizo de William Faulkner, una novela absolutamente brillante que narra las peripecias de una familia para enterrar a la matriarca donde pidió en vida. Un viaje imposible que el autor escribió en “seis frenéticas semanas” mientras trabajaba de bombero y vigilante nocturno en una central eléctrica.

Otro imprescindible en la lista es La carretera de Cormac McCarthy, la historia pos apocalíptica de un padre y un hijo recorriendo parajes desolados de la Tierra. El libro, como si le faltasen galones para ser atractivo, fue ganador del Premio Pulitzer 2007 en la categoría de ficción.

Que buena parte de los road trip más célebres pertenecen a autores estadounidenses y además tienen lugar en sus carreteras es un hecho incontestable, pero entonces uno recuerda a Roberto Bolaño con su rotunda Los detectives salvajes y entiende que hay mucho más allá de Estados Unidos. En la novela de Bolaño el camino inicia con la búsqueda de Arturo Belano y Ulises Lima de Cesárea Tinajero, un viaje que se prolonga por veinte años, tiempo para que los caminos se bifurquen, enreden y lleven a rincones sin salida de todo tipo.

Puestos a seguir rompiendo estereotipos sobre los viajes de carretera, Lolita de Vladimir Nabokov hace las delicias del lector durante la huída de los protagonistas. Si bien la novela comienza con la llegada de Humbert Humbert a un pueblo en el que afincarse, pronto el movimiento comienza a formar parte de la narración. Lectura esencial, recomendada, necesaria se mire como se mire.

No podemos dejar fuera en nuestra selección Salvaje de Cheryl Strayed o The electric kool-aid acid test de Tom Wolfe que por cierto cuenta con una edición de lujo bajo el sello de Taschen firmado por el padre del Nuevo Periodismo.

Quiero cerrar este pequeño periplo por las carreteras de medio mundo con una pregunta, ¿cuál crees que fue el primer road trip de la historia? Yo lo tengo muy claro, La odisea de Homero. No hay jazz, jóvenes desarraigados de Estados Unidos ni drogas, pero es sin duda la aventura que definió la estructura que todas las demás historias siguieron. Uno puede reconocer a la perfección los arquetipos presentes en la literatura universal y sentir la sed de aventuras que los protagonistas. Para al final, siempre, regresar a casa sanos y salvos.

Sobre el autor

25 horas dedicada a escribir. Periodista especializada en cultura.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: