Querido Noah, directa al corazón

Querido Noah, directa al corazón

Una historia real de amor y lucha en el corazón de África. Este es el subtítulo de Querido Noah, una historia que nos ha cautivado. La clave, el relato en primera persona, convirtiendo al lector en confidente.

Conchín Fernández es la autora y protagonista de este relato cuyo escenario es el Congo, un país al que viaja la protagonista cautivada por la emoción del Padre Amable, quien ve en la presentadora del Tiempo de TVE su tabla de salvación para conseguir sacar al país de la pobreza en la que se encuentra sumida.

En una balanza en la que a un lado se encontraban los riesgos y temores, y en el otro, la necesidad de ayudar al poblado de Loukolela, ganó el corazón frente a la razón, llevando a Conchín rumbo al Congo, donde nada más aterrizar se tuvo que enfrentar a la cruda realidad, temiendo incluso por su vida.

En aquel poblado conoce las miserias y el sufrimiento. Esto es precisamente lo que impulsa a la protagonista a volver a Madrid, pero no para retomar su vida acomodada, sino para conseguir la publicación del documental que había grabado. La emisión en el Canal 24 horas abrió una puerta a la esperanza con los donativos que empezaron a llegar.

Pero, la trama más importante de la novela llegará a partir de la vuelta de la protagonista a África, aunque en esta ocasión, a la orilla opuesta, Kinshasa, para trabjar en la Agencia de Cooperación Internacional Española. Dejó su vida y su trabajo para conseguir mejorar la situación de los congoleños. Lo que no se esperaba era la sorpresa que el destino le tenía preparada: encontrar el verdadero amor.

Se trata de una novela fresca, sencilla, con un lenguaje que te acerca a la protagonista, empatizando con ella, compartiendo sus miedos y alegrías. Ha sido todo un acierto utilizar la primera persona, como si se tratara de un diario donde Conchín ha ido plasmando todas sus experiencias, pensando en el lector y, especialmente, en su pequeño Noah, que llegó cuando no se lo esperaba y que cuando sea más mayor quedrá saber cuáles son sus orígenes.

Agridulce es el final, termina bien, pero a mí me hubiera gustado que hubiera sido más redondo (no comento nada más para no desvelarlo). No obstante, la emotividad y, sobre todo, el positivismo que desprende la novela, suple cualquier otra carencia.

En conclusión, Querido Noah es una de esas novelas que te gusta encontrar y leer porque muestran que con esfuerzo e ilusión todo se consigue.

 

Sobre el autor

Periodista y comunicadora, con experiencia en prensa escrita y en medios digitales. Mi personalidad gira en torno a la curiosidad por todo lo que me rodea y, especialmente, por los libros.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: