Masaje para un cabrón: La realidad en tono de humor

Masaje para un cabrón: La realidad en tono de humor

Después de varios días sin escribir, no quería comenzar la semana sin dejar plasmadas mis impresiones del último libro que he leído, Masaje para un cabrónde Ana R. Cañil. Sí, el título tiene mucha personalidad, pero solo porque lo vemos plasmado en un papel, ya que en realidad es un término aceptado en el diccionario  (RAE: dicho de una persona, de un animal o de una cosa que hace malas pasadas o resulta molesto). Puntualizaciones aparte, para mí opinión -y aunque algún establecimiento se niegue a venderlo, sin haberse tomado la molestia de leer aunque fueran las primeras páginas- el lector no se debe quedar solo con la apariencia, sino adentrarse en la historia de Tasia porque todos somos Tasia o tenemos conocidos que perfectamente se identifican con ella.

Tasia, así es como se llama nuestra protagonista (una choni cuarentona, como ella misma se define) que ha visto como la crisis -o mejor dicho, los grandes empresarios, banqueros, etc.- ha arruinado su vida y la de su familia. Su marido ha pasado de constructor de viviendas de lujo, a borracho y maltratador; su hijo, un nini emigrado al extranjero en busca de un futuro mejor, y su hija, a la que siente cada vez más alejada a causa de un error cometido en el pasado, que toma partido por su padre.

Muy lejos de dejar que la situación acabe con su vida, Tasia toma el toro por los cuernos. Se ha quedado sin su centro de estética, (ese que atraía a mujeres de la alta sociedad), debido a que su marido lo entregó como aval para recibir un préstamo para la construcción de más chalet, pese a que en esos momentos la burbuja inmobiliaria ya había estallado. Pero, a esta trabajadora de Fuenlabrada no se le caen los anillos por limpiar las habitaciones en un hotel de lujo.

Nunca pensaría que ese trabajo que le permitía meter dinero en casa (esa casa que dentro de poco iba a ser del banco tras hacerse efectivo el deshaucio) le iba a traer la liberación y una ventana a la esperanza,  la misma que meses atrás tenía la persiana cerrada a cal y canto. Además de luchadora, Tasia conseguirá poner en marcha un plan, con la ayuda de Manuela y Cruz, para conseguir que todos esos corruptos, que han acabado con años de trabajo de muchas familias españolas, tengan un merecido castigo. Lo que no esperaba es que el destino se lo fuera poniendo todo en bandeja.

Tasia encuentra su desahogo en un cuaderno, tal y como le aconsejó su doctora, que se convierte en su mejor confidente. Es a través de estos cuadernos -tiene tanto que contar que con uno no es suficiente- como vamos conociendo más a fondo a Tasia: sus miedos, sus enfadados, sus remordimientos por acciones que nunca tenía que haber realizado, pero también sus ilusiones, sus nuevos sentimientos hacia esa persona que ha entrado en su vida y sus ganas de venganza.

El testimonio en primera persona te adentra de lleno en la vida de Tasia, sin apenas pedir permiso. De inmediato, te sientes reflejad@ en su situación porque la crisis nos está afectando a todos. Las preferentes, los deshaucios, el paro, los ERES de grandes empresas como Coca Cola son algunos de los temas que alimentan esta historia, que llega con un gran arsenal de armamento verbal y con alguna fórmula que no es más que el reflejo de la desesperación y las ganas de muchos españoles por tomarse la justicia por su mano, actuando contra los corruptos.

En la presentación de la obra, la periodista Ana R. Cañil explicó como Tasia y el resto de personajes tienen nombres y apellidos reales porque la obra es fruto del trabajo periodístico de la autora, que ha ido recogiendo cada uno de los testimonios, dándoles forma en Masaje para un cabrón. 

Lenguaje directo, sin pelos en la lengua y llamando las cosas por su nombre. Esto es lo que más me ha gustado de esta novela, sin olvidar el tono de humor, imprescindible para afrontar las situaciones más complejas. En definitiva, es una historia que engancha por la realidad que describe, con muchos momentos en los que Tasia y sus situaciones te roban una sonrisa y otros en los que se te encoge el corazón.

El lenguaje sencillo, la agilidad en la lectura y la estructura tan bien definida motivan al lector para llegar al final de la historia. Sin olvidar ese componente misterioso, ¿quién será el cabrón que recibirá ese masaje? ¿Te animas a descubrirlo?

Sobre el autor

Periodista y comunicadora, con experiencia en prensa escrita y en medios digitales. Mi personalidad gira en torno a la curiosidad por todo lo que me rodea y, especialmente, por los libros.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: