Los finales son apocalipsis necesarios: sobre las creencias y The Leftlovers

Los finales son apocalipsis necesarios: sobre las creencias y The Leftlovers

Los productos de ficción son un símil de nuestra propia vida, existe un deseo ileso de que ambos terminen de manera reveladora, con una enseñanza prometedora que cumpla con las expectativas fabricadas.

En 1967, el crítico literario británico Frank Kermode publicó un libro extraño y desgarrador titulado El sentido de un final.  En apenas 160 páginas trata de anudar la filosofía cristiana, exprimir ideas narrativas e incluir física cuántica con una única conclusión: Cada historia termina en su propio Apocalipsis.

Cuando Kermode hablaba de apocalipsis no estaba pensando en plagas, zombis o presidentes de Estados Unidos, su idea residía en la que ofrece la filosofía cristiana. Un ejemplo perfecto es el juicio final: un festival de lluvia y fuego que incluye una revelación que nos muestra la estructura última que nos da sentido.

El autor británico no hacía en su libro un análisis metafísico. Sus conclusiones se centran en la ficción y nuestros deseos más profundos y estériles como espectadores. Queremos que la ficción que consumimos, al igual que nuestra vida, termine con un instante de revelación.

Un buen ejemplo en televisión es la serie Lost, creada por Damon Lindelof, que prometía a sus fans más acérrimos una resolución tras seis temporadas de incógnitas. Su final, poco conclusivo, fue visto como un acto de traición por buena parte de sus seguidores, mientras que Lindelof señaló que se trataba de un catalizador.

Entonces Lindelof comenzó a producir The Leftlovers, arrastrando viejos errores – sobre finales poco saciantes – y aprendiendo de manera magistral de algunos otros.

The Leftlovers está basada en la novela homónima de Tom Perotta, donde se narra una misteriosa catástrofe: El 2% de la población desaparece de forma repentina y sin aparente explicación. Una premisa jugada con anterioridad por Les revenants – y su versión americana-.

Pero no voy a analizar su premisa, ni su originalidad, The Leftlovers, a fin de cuentas, realiza un estudio minucioso sobre el significado de la perdida y cómo sobrevivir a los finales, al igual que ya hizo Kermode.

A lo largo de las tres temporadas, la serie pone el punto de mira en diversos personajes y cómo su mundo se transforma a partir del suceso de la perdida.

Porque los finales no son igualmente aceptados por todos, alrededor de ese agujero negro levitan las sensaciones más grotescas, los recuerdos más puntiagudos y las preguntas más lacerantes: ¿Por qué? ¿Hasta cuándo? ¿Cómo?

Leftlovers es la saeta incómoda de los que no se van, de los supervivientes de la catástrofe. Un punto de mira opuesto al que nos ofrecía Lindelof en Lost, donde los protagonistas representan los seres queridos perdidos.

Pero también, y por eso incluyo esta reflexión en una revista literaria, es una reflexión acerca del mito, la ficción y la necesidad de concluir nuestras propias narraciones. Los personajes van hilando explicaciones necesarias para su propia catarsis, y reconfiguran a la vez su propia “historia” de vida.

Las historias, argumentó Kermode, dan forma a nuestra vida de la misma manera que nuestras creencias. Nos aportan una visión coherente de la realidad que abrazamos para sentirnos seguros, incluso en una historia apocalíptica, pues nos ofrece el consuelo necesario.

En nuestras vidas, y por extensión en nuestras creencias, cualquier explicación es válida frente al caos. Si entiendes de lo que estoy hablando, dale una oportunidad  a The Leftlovers. Ya ha terminado, y te garantizo que su final cumple las expectativas de una buena historia.

 

 

 

Sobre el autor

25 horas dedicada a escribir. Periodista especializada en cultura.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: