Librería Lerner, el paraíso literario de Bogotá

Librería Lerner, el paraíso literario de Bogotá

“La verdadera universidad de hoy en día es una colección de libros”. Thomas Carlyle (1795-1881).

A pesar de ser una ciudad caótica como pocas, Bogotá esconde lugares que dejan al visitante con la boca abierta. Es el caso de la Librería Lerner, fundada en 1958, una de las más antiguas de la ciudad cuyos fondos ascienden a más de ochenta mil títulos.

Una vez que franqueas la entrada el olor a las páginas de los libros se vuelve inconfundible y te envuelve por completo, como si ya no quisieras salir de allí. Títulos extranjeros y colombianos conviven perfectamente ordenados en un lugar que rebosa cultura y buena literatura. Es posible degustar un excelente café colombiano mientras uno lee, y disfrutar mientras contempla la zona de lectura infantil que atrae tanto a niños como a adultos.

Caminé directa hacia allí. Quizá esa parte más inocente de mí salió aquella tarde y por poco no terminé sentándome en las diminutas sillitas preparadas para hacer las delicias de los más pequeños. Me abstuve de ello, sin embrago, compré un ejemplar ilustrado de Alicia en el País de las Maravillas. Una delicadeza de edición, apta para niños y adultos. Me pregunto por qué me decidí por Carroll y no me perdí, como suelo hacer entre los libros de literatura colombiana o de filosofía. Y terminé concluyendo en que quizá mis ojos se fijaron en Alicia, porque la propia librería te hace sentir como ella, perdida en un laberinto, soñando con conejos con chisteras y reinas tiránicas. Me volví rubia, vestida de azul y perseguí al conejo hasta caer por la madriguera y beber de la botella que me hacía grande y pequeña a cada sorbo.

Gracias a la librería Lerner, volví a mi niñez pero con la madurez que me ha ido dando al edad y, por un momento, quise imaginar que seguiría persiguiendo conejos en los subterráneos del local, agazapada hasta que la librería cerrase sus puertas y yo pudiera deslizar mis manos sobre miles de libros que se abrirían para mi como por arte de magia. No pudo ser, pero fui Alicia y me la llevé y ahora, ella y el conejo descasan en mi mesilla de noche y yo sigo haciéndome grande y pequeña según voy avanzando en sus páginas.

“Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca” Jorge Luis Borges (1899-1986)

 

 

Sobre el autor

Lectora y viajera incansable.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: