Leer para convertirte en un buen líder

Leer para convertirte en un buen líder

En estos días de descanso y entre turrón y turrón, he tenido tiempo para leer algunos blogs literarios y me he encontrado con uno que especialmente me ha llamado la atención. Lectura ágil se llama y los artículos son francamente buenos para conocer técnicas que nos ayuden a leer de manera más rápida. De uno de ellos he aprendido lo importante que resulta la lectura para llegar a ser un buen líder, esa habilidad que tanto demandan las empresas. A partir de los conocimientos de su autor, Felipe Bernal, he creado mi propia lista de beneficios de la lectura:

Conseguir el don de la empatía. La RAE define la empatía como “identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro”. Para conseguir esta cualidad, que muchos jefes se jactan de tener, pero de la que carecen la gran mayoría, la lectura tiene mucho que decir. El hecho de conocer a los distintos personajes de una historia, profundizando en sus pensamientos, llevan al lector a empatizar con ellos. Al fin y al cabo, el lector es el único que tiene las claves para justificar el modo de actuar de cada personaje. Esa empatía es la que posteriormente se traslada al entorno social y laboral, desarrollando la capacidad de ponernos en la piel del otro, dejando de lado los prejuicios.

Desarrollo del sentido de la lealtad. Precisamente esa conexión con los personajes de las distintas historias es la que lleva al lector a desarrollar el vínculo de la lealtad. Seguro que en muchas ocasiones te has encontrado con libros que te invitan a cerrar las páginas y no volverlas a abrir más, pero no has podido. ¿Por qué? porque el lector empieza a sentir un apego hacia los personajes y por mucho que aburran, damos segundas, terceras y cuartas oportunidades, “seguro que en el próximo capítulo me engancho a la historia” y así, llegamos hasta el final.

Generar argumentos. Después de vivir tantas historias distintas, meternos en tantas tramas y conocer su resolución, aunque no nos demos cuenta, la lectura desarrolla en nosotros el hábito del razonamiento. A medida que se desarrolla la trama, nos vamos adelantando al narrador para averiguar el desenlace, buscando por uno mismo la solución de los problemas que se plantean.

Habilidades intelectuales. Está comprobado que el cerebro funciona mejor cuanto más rápido trabaja. Por eso es importante desarrollar la habilidad de leer rápido (el premedio de lectura es de 400 palabras por minuto, pero con técnicas, podemos llegar a leer 1.000 palabras por minuto). Aprender a leer con distintas técnicas (entre las que se encuentran leer por encima para tener una visión general del texto, ya que el cerebro comprende conceptos e imágenes, no palabras individuales).

No porque leas mucho serás necesariamente un líder, pero que la lectura ayuda, está demostrado.

Fuente: Lectura Ágil

Sobre el autor

Periodista y comunicadora, con experiencia en prensa escrita y en medios digitales. Mi personalidad gira en torno a la curiosidad por todo lo que me rodea y, especialmente, por los libros.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: