La pirámide inmortal: “Una novela trepidante, de acción y sorpresas”

La pirámide inmortal: “Una novela trepidante, de acción y sorpresas”

Una novela trepidante, de acción y sorpresas; pero a su vez, una novela que merece ser pensada por el lector. Así es como define el escritor Javier Sierra su nueva creación literaria, La pirámide inmortal. Una gran aventura que tiene a Napoleón como protagonista. Javier Sierra nos desvela algunos de los secretos que ha llevado esta novela al éxito en una entrevista concedida a Hablando con letras.

 

1.Javier Sierra vuelve al escenario literario con otra de esas obras que dejan al lector expectante, a la espera de descubrir aquellos misterios históricos que rodean a cada una de sus novelas. Y Pirámide inmortal no podía ser la excepción…
Concibo mi literatura como una experiencia de búsqueda; un intento por desvelar misterios sobre los que todos nos preguntamos tarde o temprano. Y entre ese Olimpo de los interrogantes no hay uno que destaque tanto como el de la muerte. El tema elegido para “La pirámide inmortal” excede, por tanto, el marco de lo histórico y se adentra en el terreno de lo universal, de lo que nos afecta a todos. Esta novela, pues, es mucho más que un intento por arrojar luz a un episodio como el de la noche que pasó Bonaparte en la Gran Pirámode.
2. Los lectores fieles a sus novelas de inmediato relacionarán esta obra con la que publicó en 2002, El secreto egipcio de Napoleón…
Y con razón. “La pirámide inmortal” reescribe “El secreto egipcio de Napoleón”. Es una nueva versión construida sobre inquietudes más amplias que las de la novela que publiqué en 2002, y en donde incorporo elementos vinculados a la filosofía del Antiguo Egipto y a la relación del amor y la muerte que no fui capaz de articular hace más de una década. No obstante, y para no llevar al lector a engaño, insistí en que “El secreto egipcio de Napoleón” fuera en el subtítulo de “La pirámide inmortal” e incorporé unas páginas explicando el proceso que me ha llevado de una novela a otra.
3. Como siempre, Javier Sierra nos deja con la intriga de saber hasta dónde se acaba la ficción y comienza la realidad…
Esa es mi “marca” de autor. Una novela debe ser verosímil y si además es capaz de abrir al lector a campos del conocimiento que le eran ajenos, aún mejor. No obstante, para esos lectores que necesitan saber qué hay de ficción o de verdad histórica en mis novelas suelo incluir siempre una explicación al final de la obra en donde aclaro algunas cosas.
4. ¿De dónde viene su interés por Egipto? Hasta tal punto de ir al mismo lugar donde trascurre la historia.
Ese interés arranca en mi infancia, cuando miraba estupefacto los documentales que contaban el descubrimiento de la tumba de Tutankamon o la construcción de las pirámides. Más tarde, cuando en casa compraron “Dioses, tumbas y sabios” de C.W. Ceram y cayó en mis manos, mi enamoramiento de los misterios de la arqueología fue ya permanente. Aunque debo decir que aquel fue un “amor por correspondencia” que sólo se convirtió en pasión a partir de mi primera visita a Egipto en 1995.
5. En el relato, Napoleón se enfrenta a uno de los mayores deseos del hombre: la vida eterna, ¿tiene la misma inquietud Javier Sierra: la búsqueda de la inmortalidad?
¡Sí! Y es justo esa búsqueda la que me ha convertido en escritor. Déjeme contarle algo: la primera obra literaria humana de la que tenemos conocimiento es el poema sumerio de Gilgamesh, y en él se narra la búsqueda que ese lejano rey emprende para arrebatar a los dioses la vida eterna. El poeta que escribió su historia inventó el texto para responderse él mismo a la pregunta de por qué estamos condenados a morir. Cinco mil años después yo, desde mi literatura, sigo esos pasos…
6. ¿Cómo resumiría esta novela?
Es una novela de búsqueda. Una “quête”, como dirían en la Francia de los trovadores. Un libro que tras su apariencia de intriga, acción y misterio esconde un anhelo tan antiguo como el ser humano y para el que no tenemos respuesta.
7. Si hay algo que caracteriza su escritura es la habilidad para enlazar de manera natural la trama con la historia. Concretamente, en esta novela se describen hallazgos arqueológicos, como la tumba de Amenhotep III…
Ese hallazgo se produjo en el verano de 1799, tal y como narro en la novela. Se trata de un enterramiento concebido como la estación de partida al “viaje del millón de años” que los egipcios creían que era la muerte de su faraón. Amenhotep fue un hombre muy poderoso, que inspiró algunos de los relieves más hermosos de Egipto, y me pareció muy oportuno sumarlo a la nómina de protagonistas de mi novela.
8. ¿Qué espera Javier Sierra de esta nueva novela, ya que el listón lo tiene muy alto con los éxitos anteriores? ¿Sabrá que el lector cada vez es más exigente?
En realidad a lo único a lo que aspiraba era a dejar bien cerrada aquel Secreto egipcio de Napoleón y que el lector pudiera incorporarla orgulloso a su colección de novelas “de búsqueda”. Ahora creo que puede hacerlo, y con eso me basta. Tiene usted razón en algo: mi lector es cada vez más exigente y por eso cuido al máximo cada una de mis obras antes de darlas a imprenta.
9. También experimentó la sensación de estar una noche en La Gran Pirámide. ¿Cómo fue la experiencia?
Perturbadora. Creo que fue una locura. Estaba en un callejón sin salida en mi búsqueda de información sobre la noche que pasó Bonaparte dentro de la pirámide. El general no escribió ni una palabra sobre el tema y sus allegados nunca le sonsacaron qué le ocurrió realmente allá dentro, así que decidí imitarle para saciar mis dudas. Fue en 1997 cuando finalmente logré mi propósito, sin saber muy bien a qué me estaba exponiendo. En realidad, aquella noche pude hacerme una idea muy cercana de lo que es la muerte, el fin… Y me impresionó. De hecho, he tardado mucho en digerir mis horas de oscuridad y aislamiento en la Gran Pirámide, y cuando recuerdo aquello todavía creo que no lo he superado. La verdad, ¡no me extraña que Bonaparte no quisiera hablar nunca de aquella noche!
10. ¿Ya tiene en mente el siguiente enigma que va a intentar desvelar?
Más o menos. Pero permítame que no le desvele nada al respecto.
11. Y para finalizar, ¿es una lectura de metro o es más aconsejable leer en un lugar tranquilo?
Puede ser ambas cosas. Por un lado es una novela trepidante, de acción y sorpresas. Y, por otra, una novela que merece ser pensada por el lector.

La pirámide inmortal

Sobre el autor

Periodista y comunicadora, con experiencia en prensa escrita y en medios digitales. Mi personalidad gira en torno a la curiosidad por todo lo que me rodea y, especialmente, por los libros.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: