La fobia a los finales abiertos

La fobia a los finales abiertos

En el cine y en la literatura, a medida que nos acercamos al final de la película o del libro, todos nos hemos cuestionado alguna vez, no sin cierto miedo, si el argumento quedará cerrado del todo o si, por el contrario, dejará cabos sueltos para que el espectador o el lector los interpreten. Y es cierto que, a veces, tememos que el desenlace de una obra no esté a la altura de su desarrollo: ¿qué hay peor que aguantar el suspense de toda una historia para que, al acabar, no te resuelvan las dudas?

Tal es la fobia a los finales abiertos, pero ¿es realmente negativo que una película no desvele todos sus misterios, que una novela no esclarezca todos sus enigmas? Quizás sí lo es para el lector de hace dos o tres centurias, que exigía desenlaces inequívocos, o necesitaba que la obra atase todos los cabos y no admitiese réplica; de hecho, todavía hoy en día los espectadores o lectores más conformistas lo prefieren todo masticado y deglutido, es decir, un final resuelto por la vía clásica.

Sin embargo, pienso que la magia de la literatura, del cine y del arte en general reside, en muchos casos, en la ambigüedad. Me gusta que el novelista me haga cómplice de sus escritos, que me permita intervenir en la exégesis de su obra y que por tanto, en cierto modo, me convierta en coautor ficticio de sus textos. La incertidumbre otorga al lector la oportunidad de meditar, de hilar ideas y encontrar el sentido final de una novela; podríamos incluso aseverar que la duda es la llave de la literatura hacia la eternidad. Los textos inequívocos encierran un significado incuestionable, a saber, el único que les confirió su propio autor; en cambio, las obras ambiguas esconden un significado infinito, que es el eco de cuantas interpretaciones puedan aportar sus lectores.

Como filólogo puedo constatar que nuestra amada disciplina sería mucho más pobre si no tuviéramos sobre qué discutir: nos encanta debatir sobre el polémico desenlace de La familia de Pascual Duarte, sobre la incógnita final de Respiración artificial o sobre la ambigua conclusión de El cuarto de atrás; en resumen, acerca de todas aquellas obras en las que el autor va dejando pistas sutiles para que el lector las recoja e intente formular una hipótesis. Y es que muchas veces no es tan importante lo que se dice, sino lo que se calla: lo que no se quiere contar.

Lo mismo ocurre en el cine. Pongamos por ejemplo una de las películas más confusas y controvertidas de la historia: Origen. El desenlace del filme no revela si el calderoniano personaje está en la realidad o en un sueño. Shutter Island, también protagonizada por Leonardo DiCaprio,  es otra de esas películas que tanto irritan a quien va al cine para ser mero testigo y no cómplice. La cuestión es que, al igual que el enigma engrosa la labor del crítico literario, también se convierte en un fértil tema de conversación durante las cervezas que uno se toma con los amigos después de la película. Disfrutemos más del vértigo de los finales abiertos.

Sobre el autor

Licenciado en Filología Hispánica. Vivo para escribir y, sobre todo, escribo para vivir.

2 Comentarios

  1. Maria Jesús Pablo

    Me ha encantado el artículo. Es verdad que estamos inmersos en una sociedad de consumo fácil , de falta de esfuerzo donde todo se nos da desmenuzado, donde prima la seguridad al riesgo, no aceptamis lo imprevisto , lo que implica reflexión, análisis, confrontación y decisiones personales…. Esto se refleja en que sea difícil aceptar desenlaces imprevisibles , difusos, inesperados. Pero es necesario que los buenos lectores se acostumbren a convivir con ellos y le ayudarán a profundizar en los arcanos del relato y de los personajes. Enhorabuena por el mensaje que encierra el artîculo.

    Reply
  2. Rosa

    Pues a mí me gusta eso de que dejen a la imaginación de cada uno el final de una historia….es una mezcla entre …..vaya por dios!!!….y ahora qué?…..jajaja!!. Pero que al mismo tiempo me gusta darle vueltas a la cabeza….

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: