Hunter S. Thompson: huevos, salchichas y droga para desayunar

Hunter S. Thompson: huevos, salchichas y droga para desayunar

Cualquier persona con un estilo de vida exagerado necesita al menos un ancla al mundo cada 24 horas: Eso es para mí el desayuno.

Todo comienza cada día con cuatro Bloody Marys, dos pomelos, café, crepes Rangoon, media libra de salchicha, huevos Benedict, una rebanada de tarta de lima y cocaína de postre. También debe haber dos o tres periódicos, un teléfono y un cuaderno para planificar las próximas 24 horas.

De esta forma describía Hunter S. Thompson en una entrevista sus estrafalarios desayunos, alimentando una vez más al personaje que engulló al hombre detrás de Miedo y Asco en Las Vegas.

Me sucede algo extraño con el autor americano: no tengo idea de qué pensar acerca de él. No me refiero a esbozar una opinión entre los cientos que apuntalamos cada día, hablo de dar una visión global de su vida y obra, diseccionar su personalidad, las compañías que lo influenciaron y su mensaje al mundo. Esa tarea resulta casi vertiginosa, es fácil perderse en la maraña laberíntica de palabras, acciones y pensamiento que Thompson expuso en vida.

Así que trataré la figura de Thompson como dos personas opuestas que alquilaban a regañadientes la cabeza de la misma persona.

Hunter S. Thompson el gran desconocido

De un lado el Thompson más desconocido, el joven alto y devastadoramente guapo con voz suave que lograba la confianza del interlocutor para sus mejores historias. El periodista que logró infiltrarse entre los Ángeles del Infierno para conocer de primera mano sus rituales y pensamientos que más tarde materializó en su mejor libro Angeles del infierno una extraña y terrible saga.

Su horda de fans admiraba la capacidad autodestructiva de Thompson, sin embargo poco se sabe de sus inicios y de los rasgos positivos que lo llamaron a crear un nuevo paradigma en el periodismo.

Thompson trabajó durante su juventud como copy en la revista Time por 51 dólares a la semana y aprovechaba su tiempo libre para copiar con una máquina de escribir El gran Gatsby (F Scott Fitzgerald) y Adiós a las armas (Ernest Hemingway). Lo que en realidad buscaba era impregnarse del estilo de los autores, palabra a palabra, sintiendo en sus manos la escritura mientras sucede.

El mensaje de Thompson es claro: busca tus influencias, aprende de los más grandes y roba lo que necesites para continuar tu camino. Más adelante, el autor reconoció en una entrevista que desde joven quiso ser “El nuevo F Scott Fitzgerald”. Y es curioso, ni siquiera requirió el mismo talento para la escritura, se valió de un nuevo modelo periodístico, el de la escritura fluida donde él mismo es el protagonista. El periodismo Gonzo.

En cierta medida adoptó la frase de William Faulkner de que “la ficción es a menudo el mejor hecho”. Su escritura es esencialmente verdad, todo lo real que puede ser el subjetivismo puro. Bajo mi punto de vista, este fue su gran acierto: reinventar el periodismo y ofrecer a las generaciones venideras un nuevo camino.

Thompson no tuvo una vida para celebrar. Sus escarceos con las drogas eran constantes, de hecho formaban parte de su proceso creativo. En Miedo y Asco en Las Vegas realiza una apología del desenfreno, pero aún puede sentirse en humor descarnado del autor y la sinceridad dolorosa que lo consumió en el monólogo “La ola”.

Teníamos aquella sensación de victoria inevitable sobre las fuerzas de lo Viejo y lo Malo. No en un sentido malvado o militar; no necesitábamos eso. Nuestra energía prevalecía sin más. No tenía ningún sentido luchar, ni por parte nuestra ni por la de ellos. Teníamos todo el impulso; íbamos en la cresta de una ola alta y maravillosa.

Y menos de cinco años después, podrías subir a un empinado cerro en Las Vegas y mirar al Oeste, y si tienes vista suficiente, podrías ver la línea que señalaba el nivel de máximo alcance de las aguas… aquel sitio donde el oleaje había roto al fin y había empezado a retroceder.

Thompson era consciente de la medida de las cosas, de su inevitable caducidad y por eso (en su escritura y en su paso por la Tierra) se dejaba arrastrar por el presente. El Periodismo Gonzo es eso, la inmersión del periodista como protagonista de la historia, narrando sin cortapisas y en directo todos los sucesos.

El personaje que lo eclipsó

En Thompson hay que hacer un ejercicio constante de bateo, separar el pensamiento sustancial de los excesos, la extravagancia y las tendencias destructivas.

Ese embrión de vida excesiva que lo acompañó siempre con el paso del tiempo acabó colonizando su existencia. El personaje engulló al hombre.

El escritor fue tristemente conocido por sus escándalos sexuales. En 1990 fue acusado por Gail Palmer Slater de agredirla sexualmente y tirarla whisky encima. Para celebrar su liberación sin cargos organizó una orgía en Woody Creek Tavern.

Su primera mujer, Sandy, lo recuerda con cariño pero menciona que con frecuencia sufría brotes maníacos y que incluso llegaba a darle miedo.

La cara B del periodista, la que se esforzó en perpetuar hasta que a sus 67 años decidió quitarse la vida con un disparo en la cabeza.

Thompson es la deconstrucción del sueño americano y, al final, solo quedan los retazos de sus múltiples yo que algunos tratamos de unificar. Thompson obsesionado con la información de actualidad. Thompson amante de las armas. Thompson padre preocupado de sus hijos. Thompson drogado hasta las cejas mientras escribe. Thompson dejando su nota de suicidio. El hombre en estado puro.

“No más juegos. No más bombas. No más paseos. No más diversión. No más nadar. 67 años. Han pasado 17 de los 50. Son 17 años más de los que yo quería o necesitaba. Aburrido. Estoy siempre insoportable. No soy divertido para nadie. Te estás volviendo codicioso. Compórtate de acuerdo con tu avanzada edad. Relájate, no te va a doler”.

Sobre el autor

25 horas dedicada a escribir. Periodista especializada en cultura.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: