agosto 24, 2016

El arte de ser y estar: La felicidad al alcance de todos

El arte de ser y estar: La felicidad al alcance de todos

¿Tienes ganas de ser feliz y afrontar el día a día con optimismo? La solución: El arte de ser y estar. En este libro, Félix Torán nos aporta valiosas claves para conseguir levantarnos cada día con ilusión y ganas de afrontar los retos.

En su último libro trata sobre temas que a todos los ciudadanos nos preocupan, así que vamos directos al grano: ¿es posible ser feliz, tener éxito y sentirnos bien?
En la pregunta se condensan los tres elementos clave del libro El arte de ser y estar: el éxito, el bienestar y la felicidad. A través de su lectura, nos damos cuenta y comprendemos con claridad y sin ambigüedades que se trata de tres cosas distintas. Tienen sus puntos en común, pero también muchas diferencias, y tendemos a crear confusiones con gran facilidad.
Es posible tener éxitos por la vía de la felicidad, a corto plazo. A largo plazo, también es posible, pero es condición imprescindible contar con una misión y una visión personal bien claras, y vivir en armonía con ellas. A todo ello le podemos añadir el bienestar, aunque tenemos que gestionarlo (esa es la buena noticia, es posible gestionarlo, y por tanto es posible fijarse objetivos de bienestar y crear un plan de acción para lograrlos, pero por supuesto hace falta un cierto esfuerzo por nuestra parte).
En resumen, es posible alcanzar el éxito por la vía de la felicidad, disfrutando del camino, y sintiéndonos bien, siempre que contemos con misión, visión y una buena gestión de nuestro bienestar. Y todo ello se aborda de forma clara y práctica en El arte de ser y estar.

libros salud¿Es verdad aquello de que “el dinero no hace la felicidad”?
En esa frase hay muchas trampas. De hecho, refleja un error común de comprensión de lo que es en realidad la felicidad.
Para empezar, ni el dinero ni nada en el mundo puede “hacer” la felicidad. La razón es muy simple: la felicidad no tiene nada que ver con hacer. Tiene que ver con ser.
Por otro lado, la felicidad es incondicional. No depende de ningún factor. Siempre está ahí, aunque solo conectamos con ella de vez en cuando. Está siempre en nuestro interior, y en todas partes (puesto que, en realidad, entre nuestro interior y todas partes no hay ninguna diferencia, solo el ego nos hace creer algo así). Por ello, la felicidad no es resultado de nada. No la causa el dinero, ni ninguna otra condición externa.
El dinero puede ayudar a alcanzar éxitos (aunque no siempre). Y la verdad es que en la mayoría de grandes éxitos, el dinero suele ser un factor importante, pero no es el único factor, y no siempre es determinante. Pero como solemos confundir éxito con felicidad (un error, ya que se trata de dos cosas bien distintas), tendemos a pensar que el dinero ayuda a ser feliz. Sin embargo, el dinero no puede ayudarnos a ser felices por la misma razón de antes: la felicidad es incondicional. Si pensamos que el dinero nos hace felices, además de equivocarnos por completo, lo que estamos haciendo es confundir erróneamente al éxito con la felicidad.

Con la situación económica por la que estamos atravesando, este propósito que todos tenemos de conseguir sentirnos bien y en plenitud consigo mismo se convierte en todo un desafío…

Ciertamente, la situación exterior impone grandes dificultades. Pero ni es la primera vez que ha ocurrido en la historia, ni será la última, ni tampoco se puede decir (si hablamos con sinceridad) que sea la peor de todas… Además, tampoco es la peor situación que se vive en el mundo. Y tampoco afecta de la misma manera a todo el mundo (hay quienes han logrado encontrar en ella una oportunidad).
Tenemos tendencia a derrumbarnos y verlo todo como el fin del mundo, es algo humano y normal, pero si relativizamos, nos damos cuenta de que hay muchas personas que lo pasan y lo han pasado peor de lo que ahora lo pasamos nosotros.
La historia es una sucesión de crisis, y precisamente esas crisis han ayudado al ser humano a propulsar los progresos más importantes. Desde luego, cuando se vive en la zona de confort, la tendencia es justamente esa: acomodarse. Pero las crisis, como decía Einstein, ayudan al ser humano a dar lo mejor de sí mismo. Las crisis significan cambio. Forman parte del proceso de progresar. Y si hay algo grande que el ser humano ha demostrado desde sus orígenes, es su capacidad de adaptarse, de cambiar, de progresar, todo ello a través de una crisis tras otra.
Pero como decía al principio, esa es la situación exterior. Sin embargo, el verdadero condicionante de los resultados que vayamos a obtener no está ahí fuera, sino dentro de nosotros. Los vientos y los temporales pueden ser terribles, pero al final de toda la historia, nosotros gobernamos el timón. La vida es un 10% de lo que nos ocurre, y un 90% de lo que hacemos al respecto, como decía Stephen Covey. Esa es la actitud proactiva, sinónimo de éxito. La actitud opuesta es la reactiva, y equivale a aceptar la situación económica, resignarse, y no hacer nada. Significa soltar el timón.
Apetezca admitirlo o no, las personas proactivas son las que progresan y triunfan, a pesar de las crisis que seguro (como cualquier ser humano) atravesarán en sus vidas. Precisamente esas crisis forman parte de su éxito y les han ayudado a lograrlo de un modo u otro.
Dicho todo lo anterior, en situación de crisis, cuesta mucho más sentirse bien, pero no es imposible. Y la felicidad (que no es lo mismo que el bienestar), está ahí todo el tiempo, aunque no la veamos. Precisamente en épocas de carencia, es cuando aprendemos a apreciar los pequeños detalles, y podemos llegar a conectar con esa felicidad un poco más.

¿Qué aporta al lector El arte de ser y estar?
Es un libro que explica con claridad lo que es la felicidad, el bienestar, y el éxito, en qué se parecen y cuáles son sus diferencias. Pero no se queda solo en la teoría. Ante todo, es un libro práctico. El lector podrá pasar a la práctica y, poniendo un poco de su parte, podrá llegar a ver mejoras paulatinamente en su vida, conectando más con la felicidad, experimentando un mayor bienestar, y alcanzando mayores y más numerosos éxitos.
Eso sí, nada de ello se consigue solo con leer un libro. Es necesario pasar a la acción. La buena noticia es que no se requiere de un sacrificio sobrehumano para lograrlo. Basta con poner un poco de nuestra parte (cada uno lo que buenamente pueda) y empezar con al menos un humilde objetivo de mejorar aunque sea un poquito. A través de las páginas del libro, vamos ganando confianza y entusiasmo, y los resultados se van multiplicando.

 Un libro que se define por su carácter práctico, ¿qué consejos y herramientas recoge para lograr ese enriquecimiento personal que muy pocos poseen?
Nos presenta herramientas prácticas que podemos poner en marcha en nuestra vida cotidiana. Se basan en tres disciplinas: la PNL, el mindfulness y la ecología mental. Forman una terna donde cada herramienta complementa a las demás, y el todo es mayor que la suma de las partes.

PNL es un concepto nuevo que cada vez está tomando más fuerza, ¿en qué consiste y qué beneficios aporta para el bienestar?
En realidad, no es tan nuevo. De los tres que menciono, el más nuevo es la ecología mental, una disciplina sobre la que se encuentra poca información, muy dispersa, y no muy clara. Por ello, me decidí a escribir un libro condensando mis conocimientos y mi modelo y aproximación práctica hacia la ecología mental de una forma clara. De ahí nació el libro Ecología Mental Para Dummies.

La ecología mental nos ayuda a mejorar desde nuestro interior, ganando en bienestar, felicidad y éxito. Pero nos recuerda que no podemos lograrlo si somos egoístas y nos olvidamos del exterior… Estamos conectados a una gran red de personas, donde hay relaciones de interdependencia. Somos parte de un gran ecosistema sociocultural. No podemos ser felices, tener éxito y sentirnos bien independientemente del resto. Por ello, la ecología mental nos da herramientas para el crecimiento interior, pero también para reforzar nuestra conexión con quienes nos rodean.

Siguiendo en orden de antigüedad, la PNL ya no es tan joven. Se originó en los años 70. Es un modelo de comunicación que podemos ver como una caja de herramientas muy útiles para comunicar mejor y alcanzar mayores éxitos.
No es una ciencia, puesto que se basa en una serie de postulados (sin los cuales todo lo demás se derrumba), que no pueden ser demostrados de ningún modo utilizando el método científico. Sin embargo, no porque algo no sea científicamente demostrable deja de ser real y útil. En el caso de la PNL, si bien algunas de sus herramientas pueden ser cuestionables en determinadas situaciones, la gran mayoría de ellas han demostrado una gran utilidad, y han sido adoptadas en infinidad de campos.
La PNL puede ayudarnos a acercarnos a la felicidad, pero de ninguna manera puede conectarnos con la felicidad misma. La felicidad no entiende de modelos, ni de palabras, ni explicaciones, ni dualidades…
Para llegar a la felicidad hace falta un entrenamiento mental que va mucho más allá de la PNL, y que se conoce no desde los años 70, sino desde hace más de 2500 años… Hablo de la atención plena o mindfulness.

¿Para qué tipo de lector se recomienda El arte de ser y estar?
Es un libro para un público general. No se trata de un libro especializado. No requiere de conocimientos previos para ser comprendido y convertirse en una herramienta aplicable a la vida cotidiana.
Los temas que trata (felicidad, éxito y bienestar) afectan e interesan a cualquier ser humano.

La mayor satisfacción llegará en forma de comentarios de lectores que gracias a las lecturas de sus libros hayan conseguido relativizar las preocupaciones, acercándose a aquello que conocemos como felicidad…
Sin duda. Son más de quince años de gran dedicación a estos temas, con ya doce libros de crecimiento personal publicados, y literalmente cientos de recursos compartidos con mis lectores y seguidores (www.felixtoran.es), así como más de un millar de eventos impartidos.
He tenido la alegría de recibir miles de consultas y comentarios de lectores, que comparten sus experiencias y cómo mis libros les han ayudado a transformar su vida. Como acostumbro a decir, en mis libros, el verdadero protagonista es el lector, y si transforma su vida, es mérito suyo. Mis libros son herramientas con un gran potencial, pero no sirven de nada si no son utilizadas, y eso es mérito del lector. Por eso, cada vez que un lector me escribe para darme las gracias porque mis libros han cambiado su vida, yo le doy las gracias al lector por hacerlo posible. Esos mensajes de agradecimiento mutuo son una vía instantánea para conectar con la felicidad, sin duda.

Al hilo de la anterior pregunta, la felicidad, ¿es igual para todos?
Por supuesto, sin duda alguna, es la misma exactamente. Si hablamos de la auténtica felicidad, no puede ser de otro modo. Lo que ocurre es que la felicidad se suele distorsionar, o incluso mezclar con otros conceptos, dando lugar a errores de comprensión. De hecho, ahí está el error: en intentar comprenderla.
La felicidad no se lleva bien con las dualidades, y por tanto, detesta a las palabras. De hecho, es imposible definirla con palabras. Solo podemos conocerla mediante nuestra experiencia directa. En el momento en que intentamos expresarla con palabras, solo transmitiremos una vaga aproximación a lo que es, pero nunca una definición completa (algo imposible). Como mucho, podemos acercarnos a lo que no es, y podemos expresar subjetivamente alguno de sus aspectos.
Es por ello que, a lo largo de la historia, tantos personajes célebres han expresado su propia definición de la felicidad, y cada una de ellas es distinta.
Por ejemplo, Henry Van Dyke decía:

“La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos.”

Y Groucho Marx dijo:
“Hijo mío, la felicidad está hecha de pequeñas cosas: Un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna…”

Resumiendo, si se mira la felicidad con palabras, entonces es distinta para cada persona (pero hablamos de felicidad subjetiva). Si nos referimos a la auténtica felicidad, esa solo se puede conocer por experiencia directa (y la meditación ahí ayuda mucho), y esa sí que es la misma para todos.

Cambiando de tercio ¿cómo un ingeniero electrónico empezó a interesarse por los temas de enriquecimiento personal?
Todo empezó hace más de quince años. Por aquel entonces, a mí las cosas me iban estupendamente bien en el contexto científico-técnico. Tenía mucho éxito con todo lo que emprendía y era muy feliz. Lograba materializar mis ideas de una forma muy rápida, que impresionaba a quienes me rodeaban, pero mucho más a mí mismo. Mi curiosidad me empujó a preguntarme qué es lo que estaba haciendo bien para que las cosas me fueran así, con el objetivo de compartirlo algún día con el mayor número posible de personas.
A través del estudio, la observación de las personas que triunfan, la autoobservación, la experiencia propia, la experiencia de ayudar a otras personas y compartir, la fusión de diversas disciplinas y el propio proceso intelectual, fui elaborando herramientas prácticas para el crecimiento personal que fui compartiendo con miles de personas. Al principio, de una forma un tanto discreta, pues temía que estos temas pudieran interferir con mi trayectoria investigadora. Una vez obtuve el doctorado, me sentí convencido de que era el momento de compartir de forma más abierta, y fue cuando lancé mi primer libro, “La respuesta del universo”.

De los 12 libros que ha publicado hasta el momento, ¿cuál de ellos le ha supuesto más satisfacción?
Con total sinceridad, todos ellos. Si te digo que en cada uno de mis libros hay un trocito de mí mismo, no sería sincero… En realidad hay mucho más que un trocito. Cada uno aborda temas muy distintos, aunque el hilo que los teje es el crecimiento personal. He tratado temas como la ingeniería, el crecimiento personal, la gestión del tiempo, el liderazgo, la PNL, la ecología mental, la ley de la atracción, etc. Y todos estos temas los he fusionado con otras disciplinas, los he presentado con el formato claro y práctico que caracteriza a mis libros, y sobre todo con una clara intención de compartir. Además de mis libros, he compartido cientos de recursos gratuitos en www.felixtoran.es que han sido apreciados y utilizados con resultados positivos ya por millones de personas en el mundo. Como acostumbro a explicar, dar es recibir, y hacer felices a los demás es parte de ser feliz.
Todos ellos me han reportado infinidad de satisfacciones. He realizado más de 250 presentaciones de estos libros en las principales librerías y grandes superficies de toda España y en el extranjero. Me he encontrado con miles de lectores, he firmado miles de ejemplares, he podido saludar y hablar en persona con miles de lectores y seguidores de mi trabajo, escuchar sus testimonios, sus agradecimientos, etc. He podido ver infinidad de momentos “¡Aha!” en mis conferencias. Y lo más importante de todo, he disfrutado y disfruto de cada instante. Esos son momentos de felicidad.
Si ahora tuviera que elegir algunos libros anteriores con los que he disfrutado especialmente, te diría que El tiempo en tus manos y Ecología mental Para Dummies han sido dos de ellos.
Con mis nuevos libros estoy disfrutando especialmente. El arte de ser y estar me está dando grandes satisfacciones como escritor, pero sobre todo me encanta sentir lo bien recibido que ha sido por mis lectores. Lo puedo experimentar en cada presentación. Y los resultados que los lectores están experimentando son muy positivos, y cada vez que los comparten conmigo es un momento de felicidad.
Mis últimos libros de crecimiento personal para niños me están reportando también una enorme satisfacción. Están generando un interés enorme, y es maravilloso saber que miles de niños ya están leyendo La varita mágica y La vitamina P, junto a sus padres que también los leen, y también en infinidad de colegios. Me llena de ilusión cada vez que recibo mensajes de colegios donde lo están trabajando y están encantados con los resultados.
Igualmente, es maravilloso ver que niños de 7 u 8 años devoran estos libros en un par de días, y te hablan sobre términos como proactividad y sincronicidad con una naturalidad increíble y sabiendo bien de lo que hablan. Siempre he sabido que era así, y por ello desde hace años venía diciendo a mis lectores que un día escribiría algún que otro libro para los niños. Pero ahora que lo veo hecho realidad, y a pesar de que tenía la convicción de que ayudaría a los niños, no deja de impresionarme el verlo con mis propios ojos. Saber que estos temas tan necesarios para los niños están llegando a las escuelas a través de mis libros es una satisfacción enorme.

Aprovecho para compartir con vosotros el audiolibro de el audiolibro de “La varita mágica” (capítulos 1 al 8).
También está disponible  en versión Youtube.

¿Está España atrasada en los temas relacionados con el enriquecimiento personal?

Yo no lo creo. Es cierto que algunos términos, disciplinas, técnicas, etc, están empezando a aparecer ahora en los medios, libros de éxito, etc. Pero eso no quiere decir que todo ello no se conociera ni se practicara antes.
Si nos fijamos en otros países, ocurre lo mismo… En Estados Unidos, el término mindfulness se está haciendo realmente popular en los años recientes, aunque fue introducido en los años 60/70, y en realidad ese conocimiento data de hace más de 2500 años.
Definitivamente, no creo que estemos atrasados en absoluto. Existen libros como los que escribo, un gran número de lectores interesados, muchas personas que practican mindfulness, infinidad de españoles interesados por infinidad de aspectos alrededor del crecimiento personal… En mis presentaciones puedo sentir ese interés por el crecimiento personal con claridad, y con una fuerza que no deja de crecer. Teniendo eso en cuenta, para mí no hay duda de que España no está atrasada en estos temas.

Para finalizar, ¿algún consejo que todos podamos hacer a diario para arrancar la jornada con entusiasmo?
Dos muy simples, pero muy poderosos:
1. Sonríe. Que sea lo primero que haces al despertar cada mañana. Hazlo aunque no tengas ganas. No eres hipócrita ni falso por ello. No te engañas a ti mismo, sino que te ayudas. Cuando eres feliz, una reacción habitual es sonreír. De la misma forma, sonreír te ayuda a acercarte cada vez más a la felicidad. Es gratis, no cansa, te acerca a la felicidad, y además es contagioso. ¡Pruébalo y repetirás!
2. Da gracias. Empieza el día dando gracias por algo que la vida te ha dado. No es necesario que sea nada material. Incluso en las cosas más pequeñas podrás apreciar razones para sentirte agradecido. Decir la palabra “gracias” es de gran ayuda, pero lo verdaderamente importante es que llegues a sentir ese agradecimiento. Después, durante el día, intenta decir gracias al menos cinco veces. Tómalo como un reto. Merece mucho la pena, y tú mismo apreciarás cambios positivos.

Sobre el autor

Periodista y comunicadora, con experiencia en prensa escrita y en medios digitales. Mi personalidad gira en torno a la curiosidad por todo lo que me rodea y, especialmente, por los libros.

Entradas relacionadas

2 Comentarios

  1. María Guadalupe Rojas Licea

    Me interesa poder conseguir el libro; vivo en el estado de Guanajuato; en donde lo puedo comprar?

    Reply

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR