Antonio Salas – Operación Princesa

Antonio Salas – Operación Princesa

Operación Princesa es su nueva publicación, ¿qué va a encontrar el lector en su interior?

Indignación, rabia, frustración… pero también esperanza y sobretodo información. Operación Princesa es una investigación periodística sobre la corrupción y su relación con el narcotráfico, pero presentada en formato de novela. Cinco tramas aparentemente independientes que finalmente concluyen, como lo hace el narco, la política, la corrupción policial y empresarial, el crimen organizado, y la trata de blancas, a nuestro alrededor, sin que nadie parezca querer darse cuenta. Estamos tan insensibilizados ya por la cantidad de titulares sobre corrupción que leemos cada día en la prensa, que parece que ya a nadie le importa.

Y de nuevo, otra historia real. En este caso, una joven que ha hecho tambalear al sistema corrupto. Pero, en esta ocasión ¿Antonio Salas también ha estado infiltrado o ha sido mero trasmisor de las experiencias contadas por la protagonista?

Sí. Mi intención al iniciar este proyecto era llegar al narcotráfico, pero necesitaba una tapadera convincente, y se me ocurrió crear el personaje de un traficante de armas vinculado al mundo de los motoclubs. Las noticias que había leído sobre las operaciones policiales contra los Angeles del Infierno en España me dieron la idea. Pero, como siempre, la realidad suele distar bastante de lo que se lee en los periódicos… Así que aprendí a conducir una moto de alta cilindrada, me saqué el carnet, me compre una Harley de segunda mano, y ahí empezó la infiltración. Aunque el desconocido y fascinante mundo de los club de moteros 1% (al margen de la ley), es solo una de las tramas de Operación Princesa, y mi pasaporte al mundo del narcotráfico.

Si Operación Princesa no consigue que llores, rías y goces como nunca, a la vez que recibes toneladas de información, será un fracaso… Es la definición que hace de este nuevo thriller.

La sentencia del Tribunal Constitucional en España, prohibiendo el uso de la cámara oculta en periodismo, es lo que nos obligó a cambiar la forma de contar las cosas. Pero las cosas son las que son. Al principio yo estaba muy cabreado con tener que cambiar mi forma de redactar, porque antes era muy sencillo, solo tenía que transcribir las grabaciones de cámara oculta y listo. Ahora he tenido que esforzarme mucho más para encontrar un hilo conductor que me permitiese contar, de forma atractiva y coherente para el lector, la historia que quería relatar. Sin embargo descubrí que la novela te da una libertad maravillosa para poder contar lo que antes no podía contar. Porque la cosas verdaderamente importantes no se pueden contar en un ensayo… Y tengo tanta fe en el producto final, que si a algún lector no le conmueve la historia, le escandaliza, le irrita, y finalmente le llena de esperanza, estoy dispuesto a devolverle el importe del libro.

Tiene mucho mérito el trabajo que realiza como escritor, atreviéndose a ponerse en la piel de distintos personajes para contar lo que ocurre, poniendo en muchos momentos en riesgo su vida. Sin embargo, el empleo de escritor no es precisamente muy bueno, económicamente hablando (el reconocimiento brilla por su ausencia). Entonces, ¿cuál es el motivo que lleva a Antonio Salas a arriesgarse tanto para volcar sus experiencias en los libros?

No, no lo tiene. Cada día reporteros de guerra, como mi compañero el periodista asesinado Jose Couso, policías, bomberos, cooperantes… se juegan la vida por intentar hacer de este mundo un lugar un poco mejor, o por intentar mantenernos informados de las cosas que no se cuentan en las notas de prensa oficiales.  El formato de periodismo encubierto implica renunciar a todo protagonismo, reconocimiento o popularidad, es cierto, pero aunque todos tenemos nuestro punto de vanidad, merece la pena. Para entender el motivo de que compense renunciar a esa vanidad, solo tienes que echar un vistazo a estos links: Diario de un skin y El año que trafiqué con mujeres. Ahí tienes cientos de mail de jóvenes que decidieron dejar el movimiento nazi, la prostitución o incluso el terrorismo tras leer esos libros. Si eso no merece la pena…

asalasHa sacado a la luz temas tan problemáticos como el movimiento neonazi, la persecución que sufrieron los palestinos tras los atentados del 11-S; las peligrosas mafias de la prostitución y ahora, el crimen organizado y la corrupción interna que rodea a la policía. ¿No tiene miedo a que al final lo acaben descubriendo?

Claro que si. Sería un temerario y un irresponsable si no sintiese miedo. Pero llevo más de diez años haciendo este trabajo, y a pesar de los insultos, las amenazas, el odio, y los intentos por descreditar mi trabajo, sigo aquí. El miedo no es malo, si no te paraliza. Te ayuda a ser prudente, cauto, a valorar los riesgos antes de dar cada paso. En realidad el miedo es el mejor amigo del periodista encubierto.

¿Se lleva bien el hecho de no poder recibir los reconocimientos con la cara al descubierto?

Mentiría si te dijese que sí. Hace unos días se celebró el Sant Jordi y la verdad es que siempre siento mucha envidia de los compañeros escritores que veo en las casetas charlando con sus lectores cara a cara. Me encantaría poder hacer eso, porque los lectores son los únicos que me han apoyado estos años, y los únicos que sufragan mis investigaciones. El reconocimiento en este caso es secundario.

Supongo que tampoco estará presente en las ferias de libros (o por lo menos firmando autógrafos con la cara al descubierto?

Y supones bien. En la feria del libro me ocurre lo mismo.  Yo soy un gran consumidor de libros. Este formato periodístico implica que leas y estudies mucho, que te formes teóricamente lo máximo posible sobre cada tema antes de comenzar el trabajo sobre el terreno, y siempre he lamentado no poder ocupar una de esas carpas. Pero comprendo que la editorial tendría que invertir una suma importante en seguridad, y que la venta de libros hoy por hoy no compensa esa inversión. Además esos autores pueden promocionar sus libros, algo fundamental con la brutal caída del mercado a causa de la piratería de los libros digitales y la crisis. Y yo no. Es sorprendente que, sin ninguna promoción, mis libros continúen vendiéndose.

Recuerda cuándo y cómo decidió dedicarse a este periodismo de infiltración tan duro.

En realidad no fue mi decisión. Hacia 2001 Telecinco nos contrató a tres periodistas un poco kamikazes para crear un equipo de investigación encubierto. Ni siquiera en Telecinco sabían a que nos dedicábamos. A mis compañeros les encargaron un trabajo sobre narcotráfico en Cuba y a mi los skinhead. Pero tras un año de trabajo, el canal se asustó un poco con lo que conseguí. Era el centenario del Real Madrid y en mi investigación había conseguido pruebas, entre otras cosas, de la connivencia del club con Hammerskin a través de Ultrassur, y censuraron brutalmente mi reportaje. Por eso decidí escribir un libro contando lo que la tele no se había atrevido a emitir.

¿Cuál de los 4 libros le ha sido más difícil hacer y por qué motivo?

Si te refieres a nivel económico o de dificultad logística, obviamente “El Palestino”. Pero el más duro emocional y psicológicamente fue “El año que trafiqué con mujeres”.  Ahora, en “Operación Princesa”, por fin he podido contar todo lo que no me permitían contar en “El año que trafiqué…”.

¿Cuál es el libro con el que ha tenido que estar más tiempo infiltrado?

Con diferencia “El Palestino”. ” Fueron 6 años de trabajo muy intenso y asumiendo riesgos reales. Pero “Operación Princesa” han sido 3 años de trabajo, y creo que los riesgos no han sido mucho menores.

¿Ha visto en algún momento peligrar su vida?

Todavía conservo la bala del calibre 9mm corto que casi me vuela una rodilla durante la investigación de la trata de blancas… me ayuda a recordarme que no debo tentar tanto a la suerte, pero el periodismo encubierto implica asumir riesgos. No puedes visitar los enclaves de Hizbullah en Líbano, reunirte con la resistencia palestina, recibir formación paramilitar en Venezuela, o rodar en tu Harley con los Angeles del Infierno, sin ser consciente de que si descubren que llevas una cámara oculta tendrás problemas.

¿Qué se propone conseguir Antonio Sala con este tipo de publicación?

Sentir que mi trabajo es útil. Con frecuencia el torrente de información que nos bombardea cada día hace que el trabajo de los periodistas sea muy efímero. Un titular en un informativo, una primera página de un diario… en seguida son sepultados por miles de noticias que llegan cada día. Pero los libros permanecen. Y si alguien decide dejar un grupo violento, el terrorismo, o el narcotráfico, por lo que ha leído en tu libro, lo has conseguido. Piensas que merece la pena.

¿No se ha planteado realizar alguna novela ficticia?

No. He vivido tantas experiencias durante mis infiltraciones, he conocido a personajes tan fascinantes, y asistido a momentos históricos… ¿para que acudir a la ficción cuando la realidad es mucho más fascinante?

¿Ya tiene en mente la siguiente novela?

Tengo mucho material inédito de todas mis infiltraciones, y seguramente podrá tener salidas en futuras novelas. Pero me gustaría que mi próximo libro fuese un ensayo. Para las novelas siempre hay tiempo…

Sobre el autor

Periodista y comunicadora, con experiencia en prensa escrita y en medios digitales. Mi personalidad gira en torno a la curiosidad por todo lo que me rodea y, especialmente, por los libros.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: