American Gods, oda al imaginario de Neil Gaiman

American Gods, oda al imaginario de Neil Gaiman

La excelencia es un rincón reservado a unos pocos genios. También es una carrera de fondo que pocos están dispuestos a recorrer. Pero sobretodo la excelencia es una piedra de toque a la que pocos sobreviven y con la que pocos viven toda su vida. Neil Gaiman es un superviviente de la excelencia y algo más que eso, un ser viviente extraordinario que no ha perdido su magia con el paso de los años.

Entendido esto, que su libro American Gods sea protagonista de la última serie estrenada por Amazon Prime solo puede suponer un acierto: Es Neil Gaiman en estado puro y además se trata de su obra más celebre. Todo el peso – y la responsabilidad – recae en la producción de tan magno título: un intérprete poco acertado merecería la pena capital y un trabajo técnico pobre nos trasladaría a los nueve círculos del infierno.

Por suerte para todos los amantes de Gaiman en la producción del proyecto se encuentra Bryan Fuller – Hannibal, Pushing Daisies o Wonderfalls – y el oscilante David Slade – capaz de una maravilla como Hard Candy y una bahorrina como Crepúsculo – que en American Gods nos ofrece su mejor versión.

El primer capítulo de la serie (que no voy a destripar) nos da las pistas necesarias para que comencemos a creer que será una serie sublime. En el plano técnico cumple las expectativas de un universo mágico, onírico y a su vez lleno de realismo. El elenco mostrado hasta la fecha – que es solo un aperitivo – parece a la altura de los personajes enmarañados del universo de Gaiman.

American Gods es un choque intencionado entre las creencias y la ausencia de ellas, también viaje catártico por las carreteras americanas; siempre un encuentro con dioses nórdicos, africanos, eslavos, indios e incluso adoraciones actuales como la tecnología y a menudo mucho más que una ficción brillante, porque Gaiman parece hablarnos en realidad de inmigración, exploración, esclavitud, búsqueda interior y necesidad de entendimiento.

Entre tantos temas tratados y personajes que bien merecen un artículo propio American Gods opta por un estilo narrativo violento, duro y frontal – que es sin duda el mismo que usaría Gaiman -. Pero no es el tipo de violencia que te cruzas en Juego de tronos, que a veces resulta tan gratuita como los desnudos, es una violencia descarnada y real.

Huye de los convencionalismos, olvida lo que sabes hasta ahora y comienza a creer que American Gods será una de las mejores series que verás este año. Palabra de Gaiman.

Sobre el autor

25 horas dedicada a escribir. Periodista especializada en cultura.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: